"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."
Mostrando entradas con la etiqueta Películas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Películas. Mostrar todas las entradas

jueves, 13 de febrero de 2014

Películas recién vistas: GENTE EN SITIOS


Desconcertante, hermética, marciana, rara, sorprendente, fragmentada, absorbente, divertida, triste, absurda, certera, penetrante, ridícula, gloriosa, terrorífica, fascinante. Como la vida misma, vaya. Así es Gente en sitios, una película tan brillante en su ejecución (el montaje es simplemente espléndido, eso sin hablar de los intérpretes) como grande es la huella que deja una vez vista.

No busques una historia coherente, con planteamiento, nudo y desenlace. No la encontrarás. Lo que propone su director, Juan Cavestany, no es una historia coherente, sino un paseo por las vidas de una multitud de personas, o personajes, a quienes dan vida una gran cantidad de actrices y actores, muchos de ellos de sobra conocidos; seres humanos urbanos de toda clase y condición que se ven envueltos en situaciones de todas clases, sin principio ni final. Solo atisbamos momentos a los que asistimos compartiendo la confusión, la diversión, el asombro, la identificación, la repulsión, la calma, la sorpresa, el miedo… sintiendo. Ahora, piensa en la última vez que una película te hizo sentir algo. De verdad. No solo te divirtió, o te hizo llorar... sino sentir algo.

Cavestany nos da un paseo por la vida humana urbana, hoy. Gente en sitios es una experiencia cinematográfica diferente, que no deja indiferente.

En resumen: tienes que verla.

domingo, 18 de agosto de 2013

Películas recién vistas: ELYSIUM


Una de las propuestas más interesantes del verano era la nueva película de Neil Blomkamp (District 9), un film de ciencia ficción que nace de una idea de lo más atractiva: un futuro más que posible en el que una minoría de ricachones vive en una gigantesca estación espacial, Elysium ('Heaven' habría tenido connotaciones más polémicas, y por ello más interesantes, al añadir la religión al elitismo...), mientras la gran mayoría de la población mundial sobrevive como puede en un planeta convertido en un estercolero contaminado y ruinoso (por los mismos que ahora lo observan desde su órbita, claro). Entre los zarrapastrosos desposeídos, está Max (Matt Damon), cuyo sueño es ir a Elysium… para quedarse.

Pese a que la primera mitad del film funciona muy bien en todos los sentidos; aporta ideas interesantes con un ritmo muy bien medido, insinuando una disertación sobre la lucha de clases bastante atinada. Pero Elysium pierde gas a partir de la mitad de su metraje, y desperdicia lo ganado al olvidarse de la más que interesante carga política que puede tener su ambiente, y no digamos el personaje de la ministra Delacourt (Jodie Foster), para convertirse en un pim-pam-pum de explosiones, disparos, confusión visual, peleas y lo que es peor, simplezas.



Tampoco se le saca demasiado partido al matón chalado que encarna Sharlto Copley, que resulta anodino y a ratos más que cargante, y el personaje de la novia de toda la vida de Max, Frey (Alice Braga) está metido literalmente con calzador a lo largo de la trama, en la cual ocupa un tiempo que demanda la fascinante estación espacial Elysium, un lugar que apenas entrevemos a ratos, en un film que disfruta de un excelente diseño de producción y de unas atinadas interpretaciones de Damon y Foster (cosa que no es ninguna sorpresa).

En resumen: podría ser mucho, mucho mejor.

lunes, 18 de febrero de 2013

Películas recién vistas: BESTIAS DEL SUR SALVAJE


A los ojos de la niña Hushpuppy (Quvenzané Wallis), la comunidad conocida como La Bañera, un pantano salpicado de chabolas miserables en el que vive con su padre, Wink (Dwight Henry), es el paraíso. Pero algo dramático está a punto de ocurrir, un suceso que cambiará ese mundo idílico para siempre… se acerca una tormenta.

Inspirada en tormentas pasadas y otras no tan remotas que han azotado el lugar donde se desarrolla su acción, Bestias del sur salvaje se zambulle en el realismo mágico para llevarnos al fangoso ambiente de los pantanos de Luisiana (que recordarán los lectores de La Cosa del Pantano de Alan Moore, por ejemplo), lo que se da en llamar el Bayou Country. Su director, el neoyorquino Benh Zeitlin, dota a su primer largometraje de una enorme brillantez visual.

Así, nos encontramos sumergidos en un cuento agridulce inspirado en una obra teatral de Lucy Alibar; una historia de determinación, entrega y valor que hay que creerse desde el principio o su magia se desmoronará. Bestias del sur salvaje transmite una arrolladora sinceridad, a la que contribuye la niña protagonista, todo un hallazgo, sin la cual el film se tambalearía desde el mismo arranque.

Envuelta en una brillante banda sonora compuesta por el propio director y Dan Romer, esta película nada convencional, desafiante como su protagonista, es una de esas que gustará a unos, desconcertará a otros, exasperará a algunos y embelesará a unos cuantos. A mí, por su atrevimiento, por su acabado visual, por lo sorprendente que es, por su inmersión en el sur al sur del Viejo Sur de Scarlett O'Hara, me ha gustado.

En resumen: merece la pena verla.

lunes, 4 de febrero de 2013

Películas recién vistas: HITCHCOCK


Sacha Gervasi, director británico conocido por su documental Anvil! The Story of Anvil, se lanza a la ficción con esta fabulación de la génesis y el rodaje de Psicosis, una de las películas más famosas de la historia del cine.

Como es natural, el propio Alfred Hitchcock es el gran protagonista. Sin embargo, el film reivindica claramente el papel de su esposa, Alma Reville, en la filmografía del maestro, como guionista, montadora y muchas otras cosas más. Así, el film, además de centrarse en los avatares de la producción de Psicosis (bien documentadas en mil fuentes: cómo esquivar la censura, cómo rodar cada escena, cómo rematar el film, cómo promocionarlo...), se fija especialmente en la relación entre Hitchcock y Alma, y también sirve como ilustración de buena parte de la carrera del director y sus conocidas obsesiones: entre ellas, las rubias.

Esa es la gran virtud del film, un trabajo entretenido y bien llevado, pero que por otra parte tampoco es nada del otro mundo. Pese al trabajo de caracterización, es difícil no ver a Anthony Hopkins en vez de a Hitchcock (el doblaje, claro está, oculta buena parte del trabajo de Hopkins, quien por otra parte clava su divertida imitación del siempre pomposo director) o a Scarlett Johansson en vez de a Janet Leigh. Helen Mirren sale más airosa como la siempre presente Alma. Otros nombres conocidos (James D'Arcy, Jessica Biel, Danny Huston) completan el reparto.

En resumen: no está mal, aunque siempre se ve un poco "desde fuera". Pero siempre es un placer acercarse, de una manera u otra, a la figura del orondo genio británico.

miércoles, 2 de enero de 2013

Películas recién vistas: LAS SESIONES


Dos grandes actores, John Hawkes (¿no te suena? Le has visto en muchas partes, haz memoria) y Helen Hunt (como siempre, grandiosa) son las grandes bazas de una producción basada en la historia real de Mark O'Brien y un momento muy determinado de su vida: su especial relación con Cheryl, una terapeuta sexual que le ayuda a perder la virginidad, luchando contra los impedimentos físicos y mentales de Mark.

La película no es demasiado original, aunque lo suple con honestidad a raudales, y no abusa del almíbar y de los habituales lugares comunes en este tipo de historias tan propicias para la búsqueda de la lágrima fácil y la exageración y los tics de los actores, tratando la cuestión del sexo de la manera más natural del mundo, cosa que no siempre sucede.

La sobriedad de su director Ben Lewin, el ingenio de los diálogos (como las charlas que Mark mantiene con el "salao" del cura encarnado por William H. Macy) y los estupendos trabajos de Hawkes y Hunt, ambos todo naturalidad y falta de afectación, hacen que la historia emocione y enganche y que Las Sesiones sea un film que merece la pena ver, como se pudo comprobar en la sección Zabaltegi Perlas del pasado Zinemaldia de San Sebastián.

En resumen: dales una oportunidad a Mark y Cheryl. Más información, aquí.

martes, 1 de enero de 2013

RODEADO DE CELULOIDE presenta... El cine de 2012, en breve

Como siempre, no están todas las que son... pero son todas las que están. Sin orden:

Silencio de Hielo, o un thriller como han de ser los thrillers.
Frankenweenie, o Tim Burton volviendo a sus orígenes para recuperar el impulso perdido... esperemos.
Blancanieves, o una sencilla manera de sorprender y encantar.
The cabin in the woods: ingeniosa y divertidísima mezcla de géneros.
La vida de Pi, o la fábula mágica del año.
Una pistola en cada mano: reparto estelar, estupendo guión.
Carmina o Revienta: sinceridad por los cuatro costados.
Elefante Blanco: dura y seca muestra del mejor cine argentino.
Moonrise Kingdom: encanto y fantasía a raudales.
Chronicle: una agradable sorpresa.
Shame, o una de esas películas a contracorriente...
Take Shelter, o un terror diferente. 
Declaración de Guerra: original y sincera.
Moneyball: un drama deportivo que huye de caminos trillados.
Los Descendientes: un drama familiar que huye de caminos trillados.


Una invitada especial: Sound of Noise. Lo sé, no es de este año, pero me da igual: diversión en estado puro.

Pero sin duda, tras tantos fiascos que todos recordamos (los anodinos retornos de Batman, Spiderman y Bourne, el aburrido J. Edgar, por no hablar de la intragable Prometheus...), si el año pasado había un buen puñado de películas que se codeaban por el estrellato (y la maravillosa El Topo no estaba en esa lista mía porque no me dio tiempo a verla en el momento de su estreno)... este año, no hay ninguna duda: la película es... ¡LOS VENGADORES!


lunes, 24 de diciembre de 2012

Películas recién vistas: UNA PISTOLA EN CADA MANO


En la Barcelona de nuestros días, unos cuantos cuarentones deambulan por sus propias vidas como fantasmas. Confusos, derrotados, ocho tipos normales y corrientes sin nombre se ven enfrentados a las consecuencias de sus elecciones, sus aciertos (escasos) y sus errores (multitud). ¿Sus problemas? Principalmente, la falta de capacidad de comunicarse. Eso, sin hablar de la irresponsabilidad, el egoismo...

Ocho penosos machos de homo sapiens simbolizan a su subespecie de forma tan inteligente como certera. El director Cesc Gay nos regala una película rebosante de una mala leche que haría disfrutar a Billy Wilder. Estupendos diálogos y situaciones cotidianas que enseñan sin mostrar, con momentos particularmente brillantes como los cara a cara entre Luis Tosar y Ricardo Darín (inmensamente humano, como siempre, hasta cuando camina de espaldas a la cámara), o Clara Segura y Javier Cámara.

Súmese la presencia de un reparto integrado por intérpretes como un siempre impagable Eduard Fernández, Leonardo Sbaraglia, Eduardo Noriega (fantástico como el pringado supremo del tinglado), Jordi Mollà y Alberto San Juan, acompañados de una luminosa Candela Peña, y Cayetana Guillén Cuervo y Leonor Watling.

Tremendo reparto, sensacional guión, puesta en escena sobria y centrada en los rostros y los gestos. Una película simplemente excelente, que se disfruta pese a que, a ratos, la sonrisa se congela un poco... El trailer, aquí.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Películas recién vistas: LA VIDA DE PI


El siempre sorprendente Ang Lee era un buen candidato para poner en imágenes el relato imaginado por el canadiense Yann Martel en su novela La vida de Pi. Un inesperado realismo mágico indio-canadiense rebosa de las páginas de la novela, y también de los fotogramas de su versión cinematográfica.

Hay que suspender la incredulidad para acercarse a la peripecia del joven Piscine Molitor Patel, que sirve a su autor para reflexionar sobre la religión y su papel ordenador de la vida de la gente. Y hay que dejar a un lado un posible prejuicio antirreligioso, porque la por otra parte inofensiva espiritualidad del film no arruina su disfrute como espectáculo visual de primer orden.

La vida de Pi
, la película, es un verdadero gozo visual. Dejando de lado las 3D (vuestro amistoso vecino asgardiano la disfrutó sin necesidad de gafas), el espléndido trabajo de los encargados de los efectos especiales hace que el film se disfrute intensamente. Lástima que el guión no recorte algunas innecesarias redundancias (sobre todo, centradas en el personaje que interpreta Rafe Spall), porque sin arruinar el resultado final, sí generan arritmias e interrumpen la magia.. pero solo a ratos.

En resumen: mágica.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Películas recién vistas: EL CAPITAL

El legendario Costa-Gavras, director de esa pieza inolvidable de buen cine que es Missing, regresa con un film de lo más adecuado a los tiempos que vivimos. El Capital es la certera exposición de los vicios del mundo capitalista que han llevado a la situación de crisis actual, personalizados en la figura de Marc Tourneuil (Gad Elmaleh), un joven tiburón de las finanzas, astuto y ambicioso, que asciende al mando de una poderosa multinacional. Parece que Marc representa un soplo de aire fresco sobre los apolillados sillones de la junta directiva… hasta que vemos que lo que Marc trae, más bien, es un despiadado viento polar.

Sin caer en la brocha gorda, Costa-Gavras mantiene el pulso narrativo y expone, como han hecho antes otros filmes como Margin Call, Cosmópolis o The Company Men, por ejemplo, los procederes de los líderes de las grandes empresas, que despiden empleados de mil en mil mientras cuentan sus ganancias de millón en millón mientras las administraciones miran para otro lado o, peor, ayudan.  Los manejos, las prebendas, las puñaladas traperas, los engaños… La escena final, con esa certera descripción del "juego", es absolutamente certera.

En resumen: muy didáctica.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Películas recién vistas: FIN


¿Qué ocurriría si, una noche cualquiera en la que un grupo de antiguos amigos se reúne para una excursión muy especial, todos los relojes se detuvieran de repente y todas las cosas eléctricas, electrónicas y similares dejaran de funcionar? Ese es el apocalipsis que plantea Fin, película española dirigida por Jorge Torregrossa, director de amplia expreiencia en series de TV.

Con un elenco protagonista de lo más apañado, encabezado por Maribel Verdú, Daniel Grao y Clara Lago, Fin no es un film de catástrofes al uso, dado que mezcla el registro apocalíptico con el del drama costumbrista (pandilla de amigos que se reúnen pasado el tiempo). Nada de todo ello resulta excesivamente original, pero el trabajo de los actores y la creciente angustia ante lo extraño de los sucesos que se desatan de pronto mantiene el interés del film, por otra parte estupendamente bien realizado y convincente en las escenas de acción y efectos.

Quizá el único pero es la cantidad de sorpresas que arruina un poco afortunado trailer que enseña mucho más de lo que debería... pero por suerte, casi todas las tonterías habituales en las producciones americanas de corte catastrofista brillan por su ausencia.

En resumen; no está mal.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Películas recién vistas: LO IMPOSIBLE


La nueva película de J. A. Bayona es cine comercial. Eso no tiene nada de malo. Esperemos que su éxito en España se repita a escala internacional, y que ello abra las puertas a películas de toda clase de géneros, hechas en España y bien hechas, con ambición, talento y medios, que compitan en la cartelera con los habituales bodrios yanquis que nos asaltan con regularidad, respaldados por campañas de propaganda masivas y sibilinas, y roban el espacio disponible a otros filmes que desaparecen de las pantallas sin haberlas ocupado ni dos semanas. Por ahora, Lo imposible permanece en cartel, más de un mes después de su estreno. No está mal.

Lo imposible es comercial, por suerte, en el buen sentido. Gracias a dos actores con indudable gancho, Naomi Watts y Ewan McGregor, Bayona narra con brío, modos aprendidos del maestro Spielberg y buen aprovechamiento de los medios a su disposición la peripecia (basada en una historia real) de una familia que sobrevive al devastador tsunami que arrasó las áreas turísticas de Tailandia la Navidad de 2004.

Concebida para un público amplio, Lo Imposible es una película de realización vibrante e impecable (30 millones de euros muy bien aprovechados, presupuesto minúsculo comparado con esas millonadas yanquis que luego tan poco lucen en pantalla), y cuenta su historia con calculada precisión, sin ahorrar sufrimientos ni epifanías. Clásica, previsible, bienintencionada, carente de sorpresas pero no de calidad cinematográfica, merece la pena disfrutarla en pantalla grande pese a que en muchos momentos lo sensiblero sustituye a lo emocionante.

En resumen... comercial.

Más información, aquí.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Películas recién vistas: ¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO?

Una de las más famosas obras de Narciso Ibáñez Serrador, ¿Quién puede matar a un niño? es un film de horror de justa fama, con un trabajo de dirección primoroso, un uso de la música (una sola melodía a lo largo de todo el metraje) y el sonido digno de subrayar y una historia que plantea muchos interrogantes de lo más incómodo. ¿Te gustaba Verano Azul mucho, mucho, mucho? Entonces necesitas ver esta película...

En la mejor onda del Hitchcock de Los Pájaros, la historia tiene ecos de la mejor ciencia-ficción de anticipación, con un toque macabro y sarcástico que convierte a las víctimas en verdugos implacables. ¿Son estos niños un salto evolutivo, unos Cromagnones que ven a los adultos como Neanderthales, o se han vuelto simplemente locos, o son entes alienígenas invasores?

Entre susto y susto, Ibáñez Serrador nos regala unos cuantos instantes para enmarcar (esa sonrisa infantil a través de unos barrotes, o el momento en el que el superviviente encarnado por Antonio Iranzo se vuelve y dice: "es mi hija"), el film mantiene su malsana tensión a lo largo de todo su metraje y el desenlace es perfectamente coherente.

En resumen, una pequeña joya del cine de horror, inteligente, sardónica y manipuladora, que recuerda que solo hace falta talento para sacarle partido a un ajustado presupuesto y al género más allá del simple entretenimiento, en cualquier época y lugar…

sábado, 3 de noviembre de 2012

Películas recién vistas: THE CABIN IN THE WOODS


Este film, escrito por Joss Whedon y Drew Goddard, y dirigido por este último, propone un interesante juego que va más allá del simple género de "adolescentes que se van de fin de semana a un lugar apartado y…" ¿Y si lo terrorífico fuese algo completamente distinto? ¿Y si los zombis, los caníbales, los monstruos babeantes… no fuesen lo verdaderamente espantoso?

The Cabin in the Woods
es una curiosa cinta que huye de la sorpresa final y enseña sus cartas desde el principio hasta llegar a un desenlace bien resuelto. Unos inteligentes Goddard y Whedon torturan doblemente a sus desdichados protagonistas, un grupillo de tópicos universitarios yanquis de los de siempre, porque no sólo les acechan los monstruos, sino también los maquiavélicos vigilantes funcionarios encarnados por dos estupendos Bradley Withford y Richard Jenkins.

Un film inteligente, que entretiene sin inventar nada, y que homenajea y también se ríe de los convencionalismos del género (por ejemplo, esa manía que tienen los protagonistas de separarse para ser mejor presa de la amenaza de turno); apto para los fans del género terrorífico, dado que tiene sus sustos y sus momentos gore, pero también para otros públicos que no sepan distinguir entre Leatherface y Freddy Krueger. Lo mejor: el festival de criaturas grotescas de la parte final del film, un delirio sanguinolento en el que la acción no se detiene ni un momento.

En resumen: no está mal. Nada, nada mal.

- Giant evil gods. - I wish I could have seen them.
- I know. That would have been a fun weekend.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Películas recién vistas: LOOPER


Un futuro cercano. Viajes en el tiempo. Delincuencia. Violencia. Telequinesis. Y en medio de todo ello, Joe (Joseph Gordon-Levitt), cuya monótona y fácil existencia está a punto de cambiar de la noche a la mañana…

Se equivoca quien piense que Looper inventa gran cosa. Es fácil ver las huellas de sus muchas influencias. Al menos la película escrita y dirigida por Rian Johnson (Brick) carece de todo tipo de pretensiones, y precisamente por eso es más apreciable. Con la salvedad de una duración algo excesiva que lleva a algunos baches de ritmo, visibles en varias secuencias demasiado alargadas, Looper juega bien sus cartas, gracias a una forma de contar que trata al espectador como un ser inteligente. Algunos elementos del argumento son harto previsibles: tampoco es un gran problema.

Una ambientación sobria pero cuidada en los detalles y unos adecuados efectos especiales juegan también a favor del resultado final. También está bien el reparto, empezando por Gordon-Levitt (aunque el maquillaje le da un aspecto algo extraño en algunos momentos), bien secundado por los veteranos Bruce Willis y Jeff Daniels (por cierto, una pena que Paul Dano no consiguiera el papel de Kid Blue) y Emily Blunt y el sorprendente chavalín Pierce Gagnon.

En resumen: no está mal. Algunos fiascos recientes y el nivel del cine comercial en general la hacen parecer mejor de lo que realmente es...

domingo, 28 de octubre de 2012

RODEADO DE CELULOIDE presenta… EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (3 de 3)


3. El retorno del Rey: "El Anillo… es mío"

El final de la historia. Un Jackson completamente seguro del éxito se lanza a tumba abierta y nos lleva más allá de las puertas prohibidas de Mordor con Frodo y Sam, guiados por el traicionero Gollum, mientras las fuerzas de Sauron asedian la última ciudad de los hombres, Minas Tirith.

Si la batalla de Las Dos Torres había sido grande, el asedio de Minas Tirith la supera con creces, como las célebres acrobacias de Legolas (risibles e improbables hasta para un elfo) se van superando unas a otras a lo largo de la saga. El acabado de las secuencias de la gran batalla es realmente soberbio, y no digamos otros momentos de la trama, como la visualización de Minas Morgul o Cirith Ungol.

La película es perfectamente coherente con sus dos predecesoras, y desgraciadamente reincide en algunos de los errores ya vistos en Las Dos Torres. Las reiteraciones abundan, los diálogos pomposos también, y la arenga de Aragorn carece de garra y resulta un poco ridícula. Eso, por no mencionar que el montaje alternado elimina una parte fundamental del suspense de la trama: en los libros, en el momento en que las fuerzas unidas del bien se plantan ante las puertas de Mordor, no sabemos si cierto personaje está aún vivo o no… cosa que no sucede en la película.


Todas las nuevas caras de Las Dos Torres regresan en la tercera parte, donde se les une John Noble, en el poco agradecido papel del demente Senescal de Gondor.

Hay una dimensión de los libros que la película solamente refleja de manera parcial. La guerra del Anillo es el fin de la Tercera Edad, el paso a una nueva era, y la coronación de un nuevo rey es solo el último suspiro de esa  edad. Solo la partida final hacia los Puertos Grises se acerca a esa sensación crepuscular... No hay que olvidar la excelente banda sonora de Howard Shore, que solo menciono aquí pero que realza toda la trilogía de manera soberbia.

El cierre de la trilogía cosechó una buena tanda de Oscars y terminó de redondear el exitazo comercial de Jackson. Pronto, con El Hobbit, veremos cómo le sienta al antaño orondo director el regreso a la Tierra Media...

domingo, 21 de octubre de 2012

RODEADO DE CELULOIDE presenta... EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

2. Las Dos Torres: "Mi… Tessssoooro"


Frodo y Sam por un lado, camino de Mordor, acompañados del inefable Gollum; Aragorn, Legolas y Gimli, por otro, en Rohan, tierra de jinetes; y Merry y Pippin, perdidos en el bosque de los Ents... Con este planteamiento, arranca Las Dos Torres, la segunda entrega de la trilogía de Peter Jackson.

Empiezan los altibajos. Hay momentos algo menos mágicos, algunos hasta algo risibles (en particular, casi todo lo que rodea a los elfos del bosque...) compensados por otros instantes realmente acertados, en particular la presencia de la criatura digital más asombrosa engendrada hasta entonces: Gollum, el pobre pobre Smeagol; el monstruito esquizofrénico enloquecido por el Anillo, encarnado por el gesto y la voz del actor Andy Serkis y construido digitalmente con un método de trabajo que ya se ha convertido en modelo a seguir e imitar.




La distancia respecto al segundo libro de la trilogía de Tolkien es mucho mayor. El guión se aparta de la estructura de la novela y abunda en inncesarias reiteraciones, que se volverán algo molestas en la tercera parte. Sinceramente, creo que el montaje alternado de las tramas es la decisión correcta, aunque en ocasiones Jackson lo maneja mejor que en otras. En Las Dos Torres, desde luego, no resulta tan forzado como en la tercera película de la saga, donde llega a destruir buena parte del suspense de la trama.

Jackson elige "inflar" una escena en particular, la Batalla del Abismo de Helm, que en el film adquiere una escala gigantesca y proporciona momentos realmente espectaculares, pese a que el montaje alternado con las peripecias de Merry y Pippin en el bosque rompe un tanto el ritmo de la escena. El gran error de Jackson, creo yo, es olvidar la voz del Anillo. Una pena que uno de los recursos mejor utilizados en La Compañía… quede olvidado en sus continuaciones.


En la segunda parte, hubo nuevas incorporaciones al reparto: Miranda Otto, Bernard Hill, David Wenham, Brad Dourif (que compone un maravilloso Lengua de Serpiente, uno de mis personajes favoritos de la saga fílmica), Karl Urban

De nuevo, pese a los altibajos, Jackson triunfaba y dejaba a su ya par entonces rendido público con ganas de más… y un año después, le daba exactamente eso: más.

Primera parte

viernes, 19 de octubre de 2012

Películas recién vistas: BLANCANIEVES


Pablo Berger, después de Torremolinos 73, vuelve su mirada hacia el pasado. Hacia un tiempo pretérito de toreros y tonadilleras, de fiesta y flamenco, y también de cuentos de hadas… y mezclando todo ello con mimo y encanto, nos presenta su personal visión de Blancanieves.

Quien no guste del toreo y del flamenco torcerá un poco el gesto al acercarse, pero bueno, yo también tengo mis prejuicios (por ejemplo, Tom Hanks), o sea que allá cada cual. Pero si no hace falta que te guste el boxeo para disfrutar de las bondades fílmicas de Toro Salvaje y otros filmes ambientados en el mundo de las doce cuerdas, tampoco hace falta ser amante del arte de cúchares o del flamenco para zambullirse en el mundo en blanco y negro de Berger. Ambientes ambos, el del boxeo y el de los toros, muy denostados, y que sin embargo han proporcionado al lenguaje común numerosas expresiones de uso cotidiano...

Esta Blancanieves andaluza y salerosa se llama Carmencita, y como en todas las versiones del cuento, caerá irremisiblemente en las garras de Encarna,  una madrastra más mala que la tiña. Pero en la historia de esta niña aguardan unas cuantas sorpresas… grandes y pequeñas.


Difícil le resultará al bilbaíno Pablo Berger que alguien no piense en The Artist, para bien o para mal, en relación a Blancanieves (una sombra que, para Berger, no es amenazadora, sino que le viene bien). Berger, como Michael Hazanavizius, mira al pasado y lo hace con los modos de hacer del pasado: una película rodada en blanco y negro, no panorámica, muda y con numerosos guiños al modo de hacer de los maestros del cine mudo y de los genios del expresionismo de los años 20.

El apoyo de la música resulta fundamental en un film de este tipo. Berger, a diferencia de Hazanavizius, elige una música menos atorrante, más expresiva, con una curiosa relación con las imágenes en algunas escenas, y con inevitables (y bien jugados) guiños al mundo flamenco, que acompaña las inspiradas interpretaciones de todo el reparto. Brillan tanto los secundarios de lujo (Ángela Molina, José María Pou, Ramón Barea…) como las protagonistas: la niña Sofía Oría y Macarena García como Carmencita/Carmen, luminosas, y una Maribel Verdú siniestra y oscura que borda (y disfruta) su papel de villana absoluta.

Todos ellos habitan imágenes de gran belleza y expresividad en un film sin altibajos, bien llevado de principio (estupendo) a final (elegante y adecuado). Este pequeño cuento-pesadilla no pretende en ningún momento ser más de lo que es, y precisamente por ello triunfa y encanta donde The Artist se revelaba como un ejercicio estilístico hermoso pero poco satisfactorio. Ah, y el gallo Pepe le gana por goleada al repelente perrillo en simpatía, desde luego.



En resumen: muy, muy recomendable. Esperemos que los premios en el Zinemaldia donostiarra y la selección para representar al cine español en los próximos premios Oscar solo sean los primeros de muchos éxitos.

domingo, 14 de octubre de 2012

Películas recién vistas: COSMÓPOLIS


La adaptación que ha realizado David Cronenberg de la obra homónima de Don DeLillo es un film extraño, hermético, oscuro, a ratos fascinante, a ratos confuso, y desde luego no apto para cualquier tipo de público… aunque esto no es ninguna sorpresa.

El retrato de Eric (un apañado Robert Pattinson, a quien le constará mucho quitarse de encima la miasma de Crepúsculo; al menos, lo intenta) como un ser amoral, decadente y autodestructivo, tan completamente forrado de dinero como desprovisto de la más mínima humanidad, es tan despiadado como acertado, aunque no excesivamente original. El film contiene unas cuantas reflexiones muy certeras acerca del mundo en el que vivimos, de mayor valor aún porque Don DeLillo las realizó muchos años antes del desmoronamiento del "cibercapitalismo" que vivimos… bueno, lo vivimos algunos más que otros, en realidad. Unas cuantas reflexiones certeras… y poco más.

Quizá el problema está no en la fuente (la novela, que no he leído aún, habrá que remediarlo…) sino en la manera de afrontar el tema que elige Cronenberg para su guión. Aunque no cae en los abismos de sosería de la inenarrable Un método peligroso, Cronenberg escribe y filma una película con una estructura harto repetitiva de personajes que entran y salen de la exigua trama que vive Eric. Los personajes hablan mucho pero explican poco, y casi ninguno de ellos deja excesiva huella: algunos porque no se les entiende, de tan abstractos que son; otros, porque tampoco dicen nada nuevo.

"I need a haircut."
Igual que resultan fascinantes algunas escenas (sobre todo ESA escena, sí), otros momentos de la trama son sosos y facilones; eso sí, todos ellos vienen envueltos en la hipnótica banda sonora de un inspirado Howard Shore. Quizá ocurre lo mismo que en la versión de la inigualable Crash de JG Ballard que también realizó Cronenberg: si no has leído la novela, hay cosas que se te escapan…

Y pese a que el tour de force final de un competente Pattinson y el siempre bienvenido Paul Giamatti (qué voz, qué voz) resulta impactante, al final uno se queda con la sensación de que falta algo. ¿Qué? No lo sé… pero no está. Quizá es lo mismo que busca Eric tan desesperadamente, sin necesitarlo realmente. Sea lo que sea, bien porque no está, o porque está, pero me supera intelectualmente (tampoco sería extraño)… no lo veo.

En resumen: frustrante.

Películas recién vistas: FRANKENWEENNIE


Qué suerte que, en los 60, en Burbank, los padres de Tim Burton dejaron que su niño se impregnase fatalmente de esa imaginería terrorífica que tanto le gusta. Y qué suerte que, tras la decepción de Sombras Tenebrosas y de su Alicia..., nos encontremos de nuevo con el arte de Burton en esta deliciosa Frankenweenie.

Ampliando su célebre corto de juventud 28 años después, Burton crea una vez más un mundo de fantasía hecho a base de encanto en el diseño de los personajes y escenarios (ese cementerio de mascotas…), pericia visual y tétrico sentido del humor, y además homenajea a todo el género clásico de terror: la Hammer, la Universal… todo está aquí, gente.

Brillante en todos los sentidos, Frankenweenie proporciona hora y media de diversión sin límite. Con su nada disimulada apuesta por lo freak y lo diferente, y al nivel de la maravillosa La Novia Cadáver, Burton quizá no sorprenda a nadie, ni lo pretende, pero desde luego divierte un rato largo.

En resumen: brillante. O quizá, mejor dicho… chispeante.



martes, 9 de octubre de 2012

RODEADO DE CELULOIDE presenta… EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (1 de 3)

1. La Compañía del Anillo: "Yo llevaré el Anillo a Mordor"


De las tres entregas fílmicas, esta es sin duda la más redonda. Siguiendo con fidelidad la estructura de la novela, Peter Jackson nos presenta a los personajes principales en la primera parte del film, hasta la escena del Concilio de Elrond; y reserva la segunda para el discurrir inicial del viaje hacia Mordor y sus avatares.

Desde el principio, el espectador se encuentra inmerso en un mundo de fantasía con una impresión de realidad asombrosa, gracias a una mezcla de vestuarios, maquillajes, decorados reales y efectos visuales de todas clases, todo ello manejado con una creatividad y un acierto fuera de lo común. El espectáculo visual está garantizado durante todo el metraje, empezando por la espectacular introducción que nos lleva desde el Daño de Isildur hasta Hobbiton, y desde Lothlorien y el hogar de Galadriel, hasta Moria primero y la batalla final con los Uruk-Hai después.


Aventura, fantasía, terror, humor: todo ello se encuentra en grandes cantidades en el film, bien distribuido gracias a un guión, escrito por el propio Jackson con Philippa Boyens y Fran Walsh, que olvida la "paja" del original literario y se concentra en la clave: el conflicto entre el bien y el mal. Fuera del film quedan, por ejemplo, el personaje de Tom Bombadil, y las canciones que TODOS nos saltamos al leer la obra… El integrista de Tolkien (al menos, alguno de ellos) protestará por esas decisiones argumentales. El profano ni lo notará.

Es imposible elegir un momento, una escena de la función: nada desentona, todo funciona como un reloj. Un estupendo reparto de caras conocidas (Ian McKellen, Elijah Wood, Viggo Mortensen, Cate Blanchett, Ian Holm, Christopher Lee, Liv Tyler, Sean Bean…) y menos conocidas hasta entonces (Dominic Monaghan, Sean Astin, Orlando Bloom, Billy Boyd…) da vida a un grupo de personajes de lo más variopinto, con cuidadísimas caracterizaciones. Y un personaje adicional es el propio Anillo, con su inquietante murmujeo recorriendo la trama de principio a fin, siempre alerta para corromper a cualquiera que se atreva a tocarlo.



El mejor elogio que se le puede hacer a Jackson es que consigue un mundo de fantasía tan coherente, perfilado y atractivo que siempre apetece volver a visitarlo. Un film estupendo que la versión extendida en DVD redondeaba con escenas inéditas, perfectamente colocadas a lo largo del metraje. Una astuta estrategia comercial que también ha creado escuela, para bien y para mal.

Y como sucedía al final de El imperio contraataca… resulta que esto no acaba aquí. La aventura acaba de empezar.

Continuará...