"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 7 de abril de 2008

Películas recién vistas: CLOVERFIELD


Por fin, vi la película "fenómeno fugaz"... Cloverfield (en España, Monstruoso). De repente, todo el mundo habla de ella, y de repente también, "desaparece". En fin, es más el ruido que las nueces en la enésima fantasía apocalíptica yanqui, como me imaginaba... pero es de lo más entretenida.
La multitudinaria fiesta de despedida de Rob, un joven ejecutivo neoyorquino que se va a Japón a trabajar, es interrumpida por lo que parece un terremoto en pleno Manhattan... y el mundo que les rodea se vuelve patas arriba cuando ¡una criatura gigantesca comienza a arrasar la ciudad!
La película, dirigida por Matt Reeves y producida por J.J. Abrams, de apenas 75 minutos de duración, narra la desesperada carrera por sobrevivir de Rob y sus amigos (y por rescatar al amor de la vida de Rob, la esquelética e insufrible Beth, atrapada en su piso de espectaculares vistas a Central Park) a través de la grabación de la videocámara portátil que lleva uno de ellos. Por supuesto, esta supuesta "cámara en mano" está muy manipulada, pero hay que reconocer que la técnica resulta de lo más efectiva. En particular, en el ataque de la criatura en el puente de Brooklyn, o en el escalofriante paseíto de los cuatro amigos por el túnel de metro completamente a oscuras. Pero que nadie se engañe, de producción "casera", nada. Los efectos visuales son de auténtico diez, a lo largo de toda la cinta, al igual que el tratamiento del sonido. La realización es vibrante, acertada y original, una superproducción "cámara en mano", por así decirlo. Y no tiene música excepto en las escenas iniciales, en la fiesta, y en los créditos finales. Me llamó mucho la atención ese detalle.
Donde Cloverfield "cojea" bastante es en el guión. Demasiados diálogos innecesarios (incesantes "tenemos que salir de aquí", por no hablar del graciosillo del amigo "camarógrafo" de Rob), un "exceso de fiesta" (la verdadera acción de la película debería "arrancar" antes) y un par de escenas finales completamente gratuitas, en particular aquella en la que el amigo graciosillo de Rob se encuentra cara a cara con el monstruo... para que lo "veamos" bien. Al igual que M. Night Shyamalan en su (fallida) fantasía apocalíptica particular, Señales, el director juega a ocultar y acierta, pero al final muestra de forma abierta lo que es mucho más terrorífico a medio ver, y eso es un error. Además, es imposible "solidarizarse" con los inexistentes personajillos (lo dicho, que flojea el guión).
En resumen: es entretenida, no es mala, pero es "tramposilla" y facilona en muchos momentos. Poca cosa, en suma. Una duda: si hay segunda parte, ¿la titularán Son of Cloverfield? Y otra, ¿por qué rayos se llama Cloverfield?

1 comentario:

lokodatar dijo...

Cloverfield es la palabra clave del ejercito yanki para una situacion de ataque extremo desconocido en la zona de NY.
Un saludo dibujante¡¡