"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

miércoles, 31 de mayo de 2017

Recién leído: THE SPECTACULAR SISTERHOOD OF SUPERWOMEN




Es este un libro de lo más ameno, un estudio sobre los personajes femeninos en el mundo del cómic, obra de una mujer, Hope Nicholson, que es editora además, lo cual aporta una mirada diferente, inteligente y necesaria al asunto.

Nicholson repasa casi un siglo de cómics, desde los años treinta del siglo XX hasta anteayer, en busca de personajes destacados dentro de un universo, el del tebeo americano más comercial, habitualmente dominado por lo masculino. Nicholson habla de personajes pero también de autoras, de tendencias y de la evolución de los roles femeninos en el cómic. Aguerridas aventureras pre-Comics Code, Wonder Woman, enamoradas enfermeras de los cincuenta y sesenta, nuevas heroínas, el mundo underground, las chicas realistas de la novela gráfica, las chicas malas de los noventa y la actual y bienvenida diversidad, son examinadas por Nicholson con detalle y erudición, pero con una prosa regada de humor y mala leche.

Personajes que, como dice su autora, son mucho más interesantes en la mayoría de los casos que sus coprotagonistas masculinos, aparecen identificados con sus autores y sus orígenes (primera aparición en viñetas) y con textos que contextualizan su vida y milagros,  a veces breves series o incluso números únicos, a veces largas epopeyas. La pequeña Lulú, Wonder Woman, Supergirl, Batgirl, Ms. Marvel (Carol), Espectro de Seda (Nicholson achaca a Alan Moore el escaso desarrollo de la única mujer del equipo, en comparación con los demás protagonistas de Watchmen), Witchblade, Ramona Flowers y Ms. Marvel (Kamala) reciben tratamiento especial como iconos representativos de sus respectivas décadas, en un libro que se beneficia de un colorido y cuidado diseño.

En resumen: una lectura de lo más interesante. Esperemos que alguien se anime a editarlo en España, porque merece la pena.

lunes, 1 de mayo de 2017

Películas recién vistas: LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA Vol. 2



Verdaderamente, James Gunn ha logrado una receta infalible a la que se ha mantenido fiel y que le ha vuelto a funcionar. Esa mezcla de aventura y humor descacharrante que utilizó en su entrada en el universo fílmico Marvel, y que despliega de nuevo en la segunda entrega de las aventuras de StarLord, Rocket y compañía, no ha perdido frescura, y eso no es decir poco, dado que la sorpresa de la primera película es irrepetible.

Ahora, Gunn se zambulle en el mundo cósmico de Marvel, y cómo. Nombres como Ego el Planeta viviente, Mantis, Contraxia o Stakar (y otros…) tocarán claramente la fibra sensible del fan, pero el profano tiene alicientes de sobra con el protagnismo del hilarante Groot bebé (esa escena de apertura…), la tensión entre StarLord y Gamora, el una vez más descacharrante Drax (la gran sorpresa de la saga sigue siendo la vis cómica del grandullón Dave Bautista) y tantos otros detalles.

Viejos conocidos como Nébula o el impagable Yondu encarnado por Michael Rooker regresan también a la función, que se enriquece con nuevos personajes, desarrollo de los antiguos y un ritmo estupendamente bien llevado que hace que la película no frene en ningún momento.

Gunn mezcla aventuras al estilo más clásico (como todo lo que rodea a Yondu y los Saqueadores) y escala cósmica (un planeta viviente, ¡toma ya!). Saga cósmica y comedia loca se dan la mano con escenas de acción soberbias (por ejemplo, la “reunión familiar” entre Nébula y Gamora) y momentos “amamos los años ochenta” como la presencia de algún que otro maduro ídolo de la década en distintos momentos del reparto. De nuevo, la banda sonora vuelve a ser un elemento capital en la capacidad del film de encantar y divertir a la vez, de ponerse serio y trascendental y a la vez volverse completamente loco sin solución de continuidad.

Vamos, que no inventamos nada, ni falta que nos hace, dirían Gunn y los suyos. Qué razón tienen. Ah, una vez más: quédate hasta el final, en serio.Y no le cuentes a la gente las sorpresas...

En resumen: sí. Esta es la idea.

lunes, 17 de abril de 2017

jueves, 13 de abril de 2017

Recién leído: Trilogía LA PRIMERA LEY, de Joe Abercrombie (y "El mar quebrado", también)

Un gran descubrimiento, Joe Abercrombie. La verdad es que en muchas ocasiones, la enorme cantidad de páginas de las típicas sagas de fantasía y ciencia ficción pueden desanimar a la persona humana lectora más valerosa. ¿Merece realmente la pena, si uno no es un adicto a este tipo de literatura, embarcarse en estos “atracones” literarios sin saber si merecerá la pena el tiempo de lectura dedicado a ello? ¿Y si engancha... pero al final resulta que es una chufa?



En el caso que nos ocupa, el de Joe Abercrombie, desde luego merece la pena. Aconsejo a cualquier escéptico que se haga con el primer libro de muy manejable trilogía El mar quebrado, compuesta por Medio Rey, Medio Mundo y Media Guerra, y simplemente empiece a leer. No podrá soltarla. Encontrará, si investigan por la red de redes, que esta historia está catalogada habitualmente como “young adult”; si eso significa que tiene un ritmo endiablado, que proporciona aventura y magia a raudales en una lectura que engancha desde el principio por su dinamismo y que atrapa sin remedio con el encanto de sus personajes, pues vale, aceptamos “young adult”. Una frase: “El acero es la respuesta”.


La Primera Ley es más larga y ambiciosa, y mantiene un tono más adulto. El argumento de intrigas cruzadas, luchas de poder y venganzas es relativamente sencillo, y sin embargo, Abercrombie consigue mantener su capacidad de sorprender hasta la última página de los voluminosos tres tomos de la saga, titulados La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes. La historia, con una alta dosis de fantasía y magia, sigue a varios personajes fijos: el guerrero norteño Logen Nuevededos, el siniestro Inquisidor Glokta, el mago Bayaz, el espadachín Jezal Von Luthar, el soldado Collem West y su hermana Ardee, la esclava fugitiva Ferro Maljinn… todos ellos se verán envueltos en batallas, intrigas, viajes peligrosos y todo tipo de vicisitudes a lo largo de la obra, que también engancha sin remedio. Una frase: “No todo el mundo tiene lo que se merece”.

Y lo mejor es que después, se puede uno hacer con Filos Mortales, un libro de relatos protagonizados por los personajes de La Primera Ley… y también con las demás obras de Abercrombie: La mejor venganza, Los héroes y Tierras rojas, que continúan adentrándose en el mundo de La Primera Ley, y que demuestran que Abercrombie, además de buen escritor, es muy trabajador y no tiene a sus fieles esperando lustros entre obra y obra.

Además, en castellano podemos disfrutar de ediciones de lo más económicas, de la mano de Alianza Editorial. Vamos, este Abercrombie es un chollo.

martes, 14 de marzo de 2017

Películas recién vistas: KONG: LA ISLA CALAVERA


Lo mejor que se puede decir del retorno de uno de los grandes iconos de la historia del cine fantástico es que cumple a rajatabla con lo que estas películas deberían ser. Casi dos horas de espectáculo desenfrenado en el que nadie debería buscar lo que no hay. El film dirigido por Jordan Vogt-Roberts se zambulle sin complejos en la mejor tradición de las películas de monstruos y tiene saludables ecos clásicos encarnados en el bizarro personaje de John C. Reilly, que remite a Ben Gunn y al chalado fotógrafo que interpretaba Dennis Hopper en Apocalypse Now.

Ambientada en los momentos finales de la guerra de Vietnam, la cinta narra la expedición a la misteriosa Isla Calavera de un grupo variopinto de personajes. Allí, naturalmente, encontrarán lo que todos esperamos: a Kong. Y enseguida empezarán sus problemas...

Lo mejor es que el film no nos hace esperar interminablemente hasta que "empieza la fiesta". Es llegar a la isla y empezar la fiesta… El guión se concentra en la acción y no trata de desarrollar a sus personajes más de lo estrictamente necesario, que en este caso no es mucho.  No añade una hora de plúmbeos diálogos como el King Kong de Peter Jackson, esa oda al gigantismo y al "porque puedo". No escatima "chicha" en los momentos clave, como hacía la lamentabilísima Godzilla de Gareth Edwards. Y, gracias a ello, practicamente toda la película es acción.



Además, consigue entretener sorprendiendo con sus giros, su humor a ratos descacharrante y a ratos incluso un poco cruel, y con los repentinos ataques y apariciones de las criaturas que pueblan la isla. Encabezadas, por supuesto, por el colosal Kong, grande como una pequeña colina, mucho más que sus "hermanos" de películas anteriores, y cuyo aspecto recuerda al del original creado por Cooper y Schoedsack, y por ello, y por lo acertado de su puesta en pantalla, mola aún más. Tanto el encuentro inicial con la escuadrilla de helicópteros como la lucha final son simplemente desopilantes.

El ritmo no decae, hay momentos visuales realmente brillantes e imaginativos… pero sobre todo, esta película no tiene ninguna pretensión de ser lo que no es. Su desparpajo, su falta de pretensiones, su trepidante acción y la ambientación de época le confieren un irresistible atractivo pulp. El papel activo de la fotógrafa antibelicista interpretada por Brie Larson, un personaje que en otros tiempos habría sido un simple florero o una torpe acompañante que salvar, o no habría existido más que en la portada de la novelilla pulp correspondiente, no desentona en este divertidísimo parque de atracciones visual que nos han preparado el director, los guionistas y los magos de los efectos visuales.

Un consejo: quédense hasta el final de los créditos.

En resumen: mindless fun a tope. Queremos más KONG.