"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

jueves, 28 de agosto de 2014

El montón de tebeos presenta… ALPHA FLIGHT


Este es uno de esos tebeos que todos los fans de Marvel recuerdan / recordamos con cariño. En la cúspide de su fama, antes de las célebres broncas con Jim Shooter, John Byrne, casi ubicuo en el Universo Marvel de los 80, arrancaba una nueva serie protagonizada por un variopinto equipo de héroes que ya había presentado junto a Chris Claremont en Uncanny X-Men.

Los Alpha Flight eran los superagentes del gobierno canadiense; una vez eliminados los fondos para su mantenimiento, decidían seguir combatiendo el mal de manera independiente y altruista, como suelen hacer los superhéroes.

Los integrantes del equipo eran de lo más variopinto, por supuesto cada uno de ellos con la habitual dosis de neuras y complejos: el gigantón Sasquatch, el hechicero Shaman, el jefe Vindicador (después Guardián), los gemelos Estrella del Norte y Aurora, la misteriosa Ave Nevada… Byrne añadía enseguida al equipo a dos peculiares héroes más: Marrina, anfibia e híbrida entre alienígena y humana, y el vivaracho Puck, acróbata enano con mala leche garantizada. Heather, la esposa de Vindicador, era también un personaje fijo de la serie.

Alpha Flight sigue siendo un tebeo ágil y divertido, con sorpresas y con la habitual fluidez narrativa de su creador, que enfrentaba a sus héroes con villanos como Mortal Ernest, el hombre del toque mortal; las Grandes Bestias míticas; el Amo, un misterioso villano relacionado con el origen de Marrina; o algunos miembros renegados de otros programas del gobierno canadiense, los Gamma y Omega Flight, entre otras amenazas.

La primera aparición en sociedad de los Alpha Flight al completo...

En su primer año en la serie, Byrne utilizaba una estructura muy típica de Marvel: historias centrales complementadas con breves "relatos de origen" de cada personaje, que revelaban detalles de su pasado y complementaban la trama principal. Incluso se permitía la broma de aprovechar el célebre "mes de los asistentes" para entregar un episodio cuya mayor parte consistía en viñetas en blanco, dado que retrataba… la batalla de Ave Nevada contra una criatura ártica en medio de una terrible ventisca.

No nos engañemos: hay mejores tebeos en la Marvel de los ochenta, cierto. Incluso mejores tebeos hechos por Byrne. Pero, desde luego, los hay peores. Como en muchos de sus proyectos, Byrne arrancó con muchos bríos, y la calidad de la serie fue bajando a medida que fue mermando el interés de su autor. Es algo que Byrne comparte, por ejemplo, con el maestro Kirby. Pero Alpha Flight es la prueba fehaciente, una vez más, de que no hay personajes malos, sino creadores que no saben sacarles partido. Y Byrne les sacaba buen partido a las variadísimas neuras de sus protagonistas.

Ahora, Panini recopila en un gigantesco tomo no apto para débiles humanos toda la andadura de Byrne en la serie, con el añadido de algunos otros episodios de distintas series, también dibujados por Byrne, que guardan relación con los personajes. Los fans de ahora quizá se sorprendan de lo divertido que puede ser un tebeo de superhéroes hecho con fe y ganas, y sin tanto crossover ni descompresión narrativa ni gaitas, y los veteranos disfrutarán / disfrutaremos de nuevo con las andanzas de los Alpha Flight… si el libraco no nos aplasta antes.

lunes, 25 de agosto de 2014

Recién leído: UN DIAMANTE AL ROJO VIVO

Estamos ante una novela tan negra como ingeniosa, que se lee en un suspiro y que narra cómo una banda de profesionales, liderada por un veterano ladrón, tan profesional y decidido como gafe, intenta hacerse con un diamante de honda simbología política y enorme valor. Lo que parece un trabajo sencillo se va complicando hasta lo kafkiano por un divertido encadenamiento de circunstancias que hace que el golpe se vaya complicando cada vez más.

Un diamante al rojo vivo aúna lo mejor de la comedia elegante e ingeniosa con los territorios habituales de la serie negra y proporciona una experiencia de lectura enormemente satisfactoria. Uno de los grandes del 'noir' más clásico, Donald E. Westlake, "clava" completamente la historia y a sus improbables personajes, de principio a fin (hilarantes los diálogos y las relaciones que se van estableciendo entre ellos, por no hablar del desenlace…)

En resumen: brillante, brillante, brillante.

sábado, 16 de agosto de 2014

Películas recién vistas: LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA


Marvel ha vuelto a hacerlo. Hace unos años, con la primera película producida por la propia editorial en solitario, Iron Man, irrumpieron en el mundo de las películas de superhéroes y abrieron el lucrativo camino a lo que culminaría en el nuevo paradigma de los filmes del género: Los Vengadores, que permanece insuperable, a la espera de su continuación, el año que viene.

Ahora, con estos hilarantes Guardianes de la Galaxia, la división cinematográfica de la casa ha vuelto a dar en el clavo. El film contiene suficientes elementos marvelianos para hacer babear de placer al devorador de cómics (realmente, la lista de citas y detalles es muy larga), y es lo bastante autónomo como para que cualquier espectador ajeno al mundillo se sumerja en al historia y se deje llevar por el endiablado ritmo, el festival de efectos visuales siempre al servicio de la historia, y la inteligencia desplegada por el director James Gunn y su coguionista Nicole Perlman en el argumento y los chispeantes diálogos. Atención a cómo el guion aprovecha las diferencias culturales entre las distintas razas de los protagonistas para extraer numerosos momentos jocosos. Diálogos inteligentes en un film comercial americano, eso no se ve todos los días…

Por supuesto, tanto el sorprendente Groot (atención a la escena post-créditos) como Mapache Cohete (soberbio en todo momento) se roban descaradamente la función. Pero no les van a la zaga el grandullón Dave Bautista, el simpático Chris Pratt (la presentación elíptico-musical de su Starlord, de lo solemne a lo descacharrante, es soberbia, por no hablar de otros momentos…) y la siempre bienvenida Zoë Saldana. Las agradecidas apariciones de secundarios de lujo como Benicio del Toro, Glenn Close, Michael Rooker o John C. Reilly redondean la función. Y además… ¡sale Thanos!

Los Guardianes de la Galaxia es exactamente lo que tiene que ser: diversión a tope para todas las edades. Un film tan ligero como inteligente, tan hilarante como espectacular, para ver más de una vez, y que abre las puertas a toda una galería de héroes Marvel, desconocidos para el gran público (como lo era Iron Man), que aguardan a que guionistas y directores con ganas y talento vayan a por ellos.

En resumen: colosal. La película del verano.

PS. No veas esta escena antes de ver la película... porque cuando parece que no quedan más bromas en la recámara, llega esto...

miércoles, 13 de agosto de 2014

LAUREN BACALL, 1924-2014


Inigualable.

Recién leído: SECONDS


Brian Lee O'Malley presenta esta vez una historia en la que, como en Scott Pilgrim, la fantasía juega un papel esencial, pero de una manera completamente diferente. El autor deja de lado el cóctel de referencias de las aventuras del bueno de Scott y crea una historia más compacta y adulta, con personajes de carne y hueso, pese al elemento fantástico presente en todo momento.

Con el excelente dibujo y la estilizada y moderna narrativa gráfica de O'Malley (con ese interesante diálogo que va entablando con su protagonista) y el logradísimo color de Nathan Fairbarn a su favor, Seconds en un tebeo brillante que se lee de un tirón, con una moraleja tan evidente como acertada, que encantará a lectores de todas las edades que deseen disfrutar de un buen tebeo.

En resumen: más que recomendable.

lunes, 4 de agosto de 2014

Películas recién vistas: UN TOQUE DE VIOLENCIA


Jia Zhang-Ke hace un recorrido por la China contemporánea en un film denso y tenso, que narra cuatro historias que tienen en común la violencia presente en la vida diaria de los chinos. Ambientado en la actualidad, el film permite contemplar los estragos urbanísticos, ecológicos y humanos que deja tras de sí el despiadado "capitalismo comunista" de crecimiento sin control que sutituyó a la revolución cultural de Mao. Esto sí que es el "desierto de lo real", que diría Morfeo en The Matrix...

La desesperanza es total. En un país tan enorme como ingobernable, tan lleno de riquezas como de corrupción, los personajes están atrapados en un ciclo de violencia que sufren y ejercen, una espiral de la que son conscientes pero de la que no pueden escapar, y de hecho ninguna de las historias llega a "terminar", propiamente.

Un toque de violencia juega bien sus cartas, en una denuncia de esa violencia que rodea a los personajes, y que se desata de manera repentina y cruda con una estética que curiosamente huye del naturalismo de la puesta en escena de las historias. Pero no solo está la amenaza de las armas, de las palizas: el film también habla de la violencia que supone (y genera) la explotación laboral (ese travelling de la cadena de montaje hasta llegar al personaje que protagoniza la historia en cuestión, esa factoría de ensamblaje de no sabemos qué… quizá el penúltimo modelo de smartphone), la ambición de los corruptos hombres de negocios en busca de placeres (ese burdel de lujo, ostentoso y decadente), la brutalidad del hambre y de la ignorancia (el aldeano que azota sin cesar a su caballo de carga)…

Jia Zhangke huye de lo simple. Con una narrativa visual impecable y con un efecto amplificado por lo exótico y extraño que resultan muchos de sus ambientes, el film sigue a los personajes y establece relaciones entre ellos de una manera casual, casi intentando pillar por sorpresa al espectador, pero de modo creíble, hasta hacer comprender al público que en realidad solo está contando una historia, pese a que parezca lo contrario. Que nadie, eso sí, se deje engañar por el cartel: no es esta película la típica cinta de acción oriental.

En resumen: excelente.

jueves, 31 de julio de 2014

Recién disfrutado: THE SAKAI PROJECT



Este álbum es una obra de amor. Multitud de artistas acudieron a la convocatoria de la CAPS (Comic Art Professional Society) para recaudar fondos para ayudar a Stan Sakai a pagar las facturas de los tratamientos para el cáncer que padece Sharon, su esposa. Primero, con una subasta de originales realizados para la ocasión. Por otro, con este libro, editado por Dark Horse.

Las cálidas introducciones de Mark Evanier y Tone Rodriguez hablan, como suele suceder inevitablemente, de la talla artística de Sakai, solo superada por su talla humana. Y Evanier recalca un hecho que es una verdad como un templo: en el negocio de los cómics, el porcentaje de gilipollas es irrisorio (Evanier lo cifra en un 2% del total de profesionales del medio).



Nombres como Paul Gulacy, Jeff Smith, J. Scott Campbell, Walt Simonson, Liam Sharp, Michael Golden, Guy Davis, Sergio Aragonés, Bill Sienkiewicz, Fabio Moon, Gabriel Bá y un larguísimo etcétera ponen su granito de arena, aportando sus personales visiones de Usagi Yojimbo, el célebre conejo samurái, y celebrando la treintena de años de vida de la serie creada y dibujada por Sakai en solitario. El libro es un verdadero catálogo de estilos distintos, una gozada llena de sorpresas a cada vuelta de página.

En resumen: Planeta lo publicará en breve en España. Cómpratelo, lo disfrutarás.