"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

sábado, 5 de mayo de 2018

Recién leído: DEATH OF THE MIGHTY THOR





En los números 700 a 706 de The Mighty Thor, incluidos en la edición española a partir del 81, Jason Aaron se supera a sí mismo. Termina el segundo acto de su ya larga andadura al frente de los destinos de Thor, y solo podemos quitarnos el sombrero ante lo conseguido hasta ahora por el creador de Scalped. Además, esta última parte de la epopeya de Jane Foster, la mujer que lleva el trueno en las venas, como portadora de Mjolnir es simplemente maravillosa. Épica, emocionante y conmovedora.


A base de recoger multitud de elementos de etapas anteriores (sacando jugo incluso de ideas poco inspiradas, como ese hermano secreto de Odín que en Marvel se sacaron de la manga para Miedo encarnado) y de insuflar a sus historias una arrolladora energía y la impagable aportación de su tratamiento de Jane Foster, Aaron acaba de empatar con Walter Simonson, digámoslo bien alto y claro, como el gran narrador del Dios del trueno, y lo mejor es que ahora mismo, en Estados Unidos, prepara ya el tercer acto de su andadura, en el que un renovado Thor vuelve por sus fueros.

Emocionante, épica y llena de fuerza, esta historia se está publicando ahora mismo en España en la serie mensual de Thor, y además comienza por fin a recopilarse en tomos de tapa dura la historia de Aaron desde el principio, con su espléndida primera historia, El carnicero de dioses. Ahora es el momento de cabalgar el relámpago, si no lo estás haciendo ya.

viernes, 4 de mayo de 2018

Recién leído: MS MARVEL, 7: MECA


Una vez más, se ejemplifica que son escasas las series Marvel (lo mismo vale para DC) que vadean sin problema los vaivenes editoriales cada vez más acusados de la empresa. Sin duda, una de ellas es la Ms Marvel que G. Willow Wilson sigue controlando con pulso firme y que se revela como una lectura perfectamente adecuada para su público objetivo, el adolescente, pero que deja que los supuestos adultos también nos divirtamos con ella.

La férrea dirección de Wilson y su aliada, la editora Sana Amanat, que consigue que los numerosos artistas que ilustran la serie se mantengan en un estilo similar, dan como resultado uno de los mejores tebeos de Marvel, a día de hoy. Poco se habla de los editores de las series, y más se debería hablar.

Ms Marvel es la pieza maestra de la llamada “diversidad”: un tebeo que transmite un mensaje de tolerancia cada vez más necesario, sobre todo para las mentes juveniles a medio formar, sin olvidarse del humor, sin dejar de lado la integración de Kamala Khan en el universo Marvel y sin que su evidente intención didáctica e integradora se convierta en un interminable sermón de buenismo y de prédica vacía.

Un tebeo tan brillante como divertido, en suma.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Recién leído: NICK FURIA

Brillante trabajo de James Robinson, ACO, Hugo Petrus y Rachelle Rosenberg, este Nick Furia que Panini acaba de presentar en su cómodo formato 100% Marvel. El actual superagente de SHIELD en los tebeos Marvel, Nick Furia hijo, protagoniza una entretenidísima peripecia que ejemplifica a la perfección todo lo que es Marvel ahora mismo.

Ahora mismo, Marvel tiene a su servicio a una hornada de artistas simplemente desopilantes procedentes de todos los rincones del mundo. El trabajo gráfico del trío es soberbio. ACO (Que ya llamaba la atención en Escuadrón Supremo y sus aportaciones a varias series DC) se luce con composiciones de página siempre sorprendentes, abigarradas sin resultar agobiantes, y Petrus y Rosenberg rubrican un acabado final sobresaliente. Todos ellos brillan en un tebeo que homenajea a la estética más clásica de Jim Steranko y a las clásicas peripecias de espionaje de James Bond.

Ahora mismo, Marvel no tiene claro qué hacer con muchos personajes e ideas, y dispara en todas direcciones sin demasiada reflexión. Un guionista veterano como James Robinson, un experto en la larga distancia a quien Marvel no le ha dejado últimamente competir en recorridos de más de un año y medio (Nuevos Invasores, Escuadrón Supremo, Bruja Escarlata) firma un guión competente, con un tono ligero y un personaje, la agente de Hydra Frankie Noble, que pide a gritos más papel.

Una vez más, estamos ante una serie que se anuncia como “ongoing” y que no supera los seis meses de vida, al menos por ahora. ¿Por qué no se anuncia como limitada? La dirección editorial en Marvel sigue dando bandazos, cada vez más acusados.

Disfruten con este tomo, porque tiene toda la pinta de que será el único. Esperemos que su competente equipo encuentre pronto un acomodo en otro proyecto...

lunes, 30 de abril de 2018

Películas recién vistas: VENGADORES, INFINITY WAR


Los hermanos Russo han hecho un verdadero ejercicio de malabarismo con este espectáculo de batallas cósmicas de dos horas y media que es la nueva película Marvel. Infinity War (pero qué manía con dejar los títulos en inglés, oiga) narra la esperadísima puesta de largo de Thanos, el villano cósmico Marvel por excelencia, que anda en pos de las Gemas del Infinito, como es de sobra sabido ya en todos los rincones del globo. Los héroes Marvel se ven esta vez un poco superados…

La reunión de héroes que nos ha preparado Marvel para la ocasión recuerda a la célebre Saga de Korvac, en la que se montaba una verdadera pelotera de Vengadores capaz de hacer temblar al siempre atento Jarvis. Recuento: Iron Man, Thor, los fugitivos Steve Rogers, Viuda Negra y Halcón; el impagable Spiderman, el Doctor Extraño, Pantera Negra, Hulk, la Visión y la Bruja Escarlata, Máquina de Guerra, el Soldado de Invierno… y los Guardianes de la Galaxia, de propina. Marvel pone toda la carne en el asador y la verdad es que el espectáculo no defrauda. Pese a que la cinta resulta muy apresurada en muchos momentos (parece mentira decir eso de una película de dos horas y media, pero así es), el espectáculo no decae y el humor está muy presente, pese al tétrico y malrollero grupito de secuaces de Thanos, retratado de manera muy efectiva como el megalómano definitivo.

El final al mejor estilo de El imperio contraataca no hace sino redondear el efectivo resultado de la película, donde las réplicas chistosas, a diferencia de lo que sucedía en Thor: Ragnarok, están perfectamente imbricadas en la trama y no se meten “con calzador”, que se dice. Una vez más, los Guardianes y el Spiderman encarnado por Tom Holland destacan, en ese sentido. Pero la épica y el drama también están presentes, y a paladas.

Todo está perfectamente calculado y medido para que todos los personajes tengan su momentito de gloria, y para que visitemos prácticamente todos los rincones que hemos visitado antes en las películas Marvel, incluidas varias sorpresas y nuevas partes del vasto universo que ya componen las numerosas entregas del ya más que evidente serial cinematográfico de la casa.

Está claro que muchas de las cosas que suceden en la película (por favor, no le arruinemos la experiencia a la gente que aún no la ha visto revelando lo que sucede, ¿vale?) serán revertidas, como suele suceder en los cómics. Recordemos que eventos dramáticos, pérdidas de poderes y fallecimientos son moneda común en Marvel, y que (casi) siempre se encuentra la manera de dar marcha atrás. La propia saga que inspira esta película, El Guantelete del Infinito, es un buen ejemplo de ello. Quien conozca Marvel sabe cómo va esto. Eso no excluye la diversión ni la emoción, naturalmente, y desde luego toda la última media hora del film deja con la boca abierta y con ganas de más. Como cualquier buen tebeo Marvel, como tiene que ser.

Por ahora solo queda esperar a la continuación, que llegará el año que viene…



lunes, 19 de febrero de 2018

Películas recién vistas: PANTERA NEGRA






Una pieza más en el serial cinematográfico Marvel, que ya cumple diez años. Se dice pronto. Actualmente, la franquicia Marvel es una máquina de hacer dinero de proporciones desaforadas, que permite que más y más personajes se vayan incorporando al universo fílmico y al imaginario colectivo de quienes nunca han conocido los tebeos.

Ahora le toca el turno a T'Challa, Pantera Negra, que ya apareció en Capitán América: Civil War, y que ahora retorna en solitario. Muerto su padre, T'Challa es el nuevo rey de Wakanda. Pero esto solo es el principio… Los guionistas rebuscan en el pasado del personaje y se traen a Killmonger (con una nueva identidad) y a M'Baku, el poderoso guerrero cuyo avatar es el gorila blanco. También aparecen Zuri, la hermana de T'Challa, y otros personajes inventados para la ocasión, dentro de una historia entretenida pero alargada y previsible hasta la última escena y que da vueltas sobre sí misma en un intento de ocultar que termina donde empieza, sin más. Y ese es el principal problema, porque ya sabemos cómo termina, simplemente porque hemos visto el trailer de Infinity War antes de empezar. Así de fácil.

Marvel ha puesto en marcha la máquina de propaganda, como Warner hizo el año pasado con Wonder Woman. Si aquella se presentaba (y era recogida por algunas personas como) un alegato feminista, esta llega con el marchamo de dar protagonismo a la raza negra. Pasando por alto lo reaccionario e interesado que resulta relacionar ciertas ideas con "el malo" (cosa que ya hacía Christopher Nolan con Bane en la tercera entrega de El caballero oscuro), la reivindicación se queda en algo bastante blandito y no afecta a los elementos fundamentales: Wakanda sigue siendo una monarquía, hay un final algo paternalista… como si fuera un producto comercial, vaya.


Sí es cierto que la inspiración africana permite que el film sea enormemente vistoso en el diseño de producción, y es igualmente cierto que reconforta demostrar que es posible que sean los blancos quienes tienen papeles secundarios, y sí, cuenta con el multipremiado Kendrick Lamarr en la banda sonora… pero en conjunto, el film no presenta ningún elemento que tenga que dar demasiado miedo al hombre blanco. ¿Alguien lo esperaba, en serio? Aparte de la apabullante exhibición de escultural belleza física que hace todo el reparto (en serio, son todos guapísimos, ellos y ellas), y de lo desatado que está Andy Serkis en el papel de Klaw, esta Pantera Negra no deja de ser una película perfectamente apta para niños (no hay más que ver las maravillas tecnológicas de Wakanda, tienen de todo), lo cual, naturalmente, no tiene nada de mal... siempre que nadie espere otra cosa.

En resumen: entretenida pero muy, muy mejorable. Y desde luego, a años luz de los tebeos escritos por Christopher Priest o Don McGregor, que por cierto Panini acaba de recuperar en un par de tochos de esos suyos...

PS. Hay escenas post-créditos, naturalmente.

lunes, 29 de enero de 2018

Películas recién vistas: TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS


Una película sobre la pena, y las consecuencias de la pena. Una película sobre el mal, y las consecuencias del mal. Una película sobre las acciones, y las consecuencias de las acciones. Una película sobre la violencia y las consecuencias de la violencia.

Eso es lo que plantea Martin McDonagh en Tres anuncios en las afueras. Un film que no dejará a nadie indiferente, que hace pensar, impactante, con un equilibrio perfecto y casi inverosímil entre la comedia y el drama, entre la emoción y la parodia, entre la sobriedad y el desatino, que nos cuenta la historia desgarradora de una madre que, incapaz de superar el trauma del asesinato de su hija, emprende una campaña contra las autoridades locales, a las que acusa de pasividad… haciendo algo que tiene unas consecuencias inesperadas a su alrededor.

Desde el principio, la película dinamita los tópicos y desarrolla a sus personajes de manera brillante y sorprendente. A ello contribuye el estado de gracia de la totalidad del reparto, empezando, claro está, por la inmensa Frances McDormand, siguiendo por los estupendos Woody Harrelson y Sam Rockwell, y sin olvidarnos de actores de carácter como Peter Dinklage, Clarke Peters o John Hawkes. La realizacíón, modélica en todo momento

En resumen: ve a verla ya. Y que nadie te cuente nada antes de entrar.

, no hace sino redondear la solidez de la historia que cuenta.

viernes, 19 de enero de 2018

Películas recién vistas: MOLLY'S GAME



La historia real de Molly Bloom, basada en el libro de la propia Molly, es la base sobre la que Aaron Sorkin construye su primera película como director, tras una larga y exitosa carrera como guionista. El escritor de la magistral La red social (y creador de la inolvidable El ala oeste de la Casa Blanca) debuta en la dirección con un film realizado a ritmo de ametralladora, que mantiene el interés durante sus 140 minutos y que se beneficia además del estupendo trabajo de su pareja protagonista, los guapísimos, estilosos, intensos y maravillosos Jessica Chastain e Idris Elba.

Sin dejarse llevar por los siempre efectivos tópicos de las películas de juicios, Sorkin estructura el film con flashbacks y no tiene miedo de recurrir a un artificio narrativo que muchos ignoran o desprecian, y que sin embargo es enormemente efectivo cuando se sabe usar, como en este caso: la voz en off. La propia Molly narra su asombrosa historia, marca el ritmo de la narración y nos lleva de la mano a través del recuento de su relación con su implacable padre (Kevin Costner), su ascensión y caída en el mundo del esquí y su ascensión y caída en el asunto de las timbas de póquer superexclusivas. Hay de todo en la historia de Molly, desde luego, y Sorkin sabe sacarle partido a la historia.

El film está realizado con un estilo nervioso, vibrante, que recuerda poderosamente al de Goodfellas, aunque sin conseguir llegar a la perfección de la conjunción de la mano maestra de Martin Scorsese y el montaje de Thelma Schoonmaker (pero tampoco es una triste copia sin alma como era La gran estafa americana). Sorkin entrega un film que engancha y que no oculta los grises de la historia de Molly, todo un personaje, desde luego. Un triunfadora en los negocios a base de iniciativa, tesón, inteligencia… y saber aprovecharse, como ella misma reconoce, de unos cuantos ludópatas degenerados con miles y miles de dólares de sobra, muchos de ellos además conocidísimas estrellas de Hollywood.

En resumen: magnética a más no poder.

miércoles, 17 de enero de 2018

Recién leído: LEGADOS DEL UNIVERSO DC



Casi en el mismo momento en que dinamitaba su continuidad con Los Nuevos 52, DC rendía, con esta serie limitada, homenaje a sus décadas anteriores de historia y personajes, de la mano de Len Wein y toda una pléyade de artistas muy vinculados a distintas etapas de la editorial, como George Pérez, Jerry Ordway, Dan Jurgens, José Luis García-López, Andy Kubert, Walt Simonson y muchos otros.

En esta serie limitada de diez capítulos, y con un planteamiento similar al de Marvels, Len Wein usaba a un ser humano normal (en este caso, un policía en vez de un fotógrafo) como hilo conductor de la narración, que se convertía en un repaso a la rica historia del universo DC, un grupo de personajes e historias que es una gozada descubrir o redescubrir, y que en este siglo siguieron siendo revisitadas hasta la llegada de Los Nuevos 52. 

La llegada de la trinidad compuesta por Superman, Batman y Wonder Woman; el origen del resto de héroes clásicos DC y la formación de los grupos señeros como la Sociedad de la Justicia, la JSA o la Liga de la Justicia, y de otros menos conocidos como la Patrulla Condenada o los Metal Men, y la sucesión de eventos cósmicos que arranca con Crisis en Tierras Infinitas, son el objeto de los cinco primeros episodios, vistos siempre a través de los ojos atónitos de Paul Lincoln, fascinado por los héroes y por lo que simbolizan.




En los demás capítulos, Wein repasa acontecimientos como La muerte y regreso de Superman, la llegada de Bane, la Noche Final, la dramática transformación de Hal Jordan en Parallax, Crisis de Identidad y sus consecuencias… Además se incluyen piezas breves en las que Wein se centra en ciertos personajes, con especial acierto en la que sirve de homenaje al Sargento Rock, ilustrada, cómo no, por Joe Kubert.

Estos dos tomos son una verdadera guía de introducción al universo DC, realizada además por varios de los más grandes artistas, muchos de ellos muy vinculados a la historia de la editorial. Este tipo de historias es un recurso que las dos grandes, Marvel y DC, utilizan para repasar y homenajear su larga trayectoria y sus vastos universos, a veces con acierto, como en este caso, a veces con menor fortuna. ECC recopiló estas historias en dos tomos de tapa blanda, y acaban de aparecer incluidas también en la colección antológica Novelas Gráficas DC.

En resumen: esta es una de esas ocasiones en las que los personajes DC molan como tienen que molar. No siempre ocurre.

martes, 2 de enero de 2018

Rodeado de relecturas presenta... PRÍNCIPE VALIENTE, LA REINA DE LA OSCURIDAD


A mediados de los noventa, caía en nuestras manos un tomo en tapa blanda (de grafismo bien feo, por cierto, la edición) que recopilaba una serie limitada de cuatro capítulos, en la que el protagonista, el Príncipe Val de Thule, uno de los grandes clásicos del mundo de las viñetas, vivía una aventura de tono oscuro y crepuscular. Cortesía de Charles Vess y Elaine Lee al guión y John Ridgway al dibujo (y con portadas de Mike Kaluta), Val se convertía en el depositario de la esencia de Camelot, tras la caída de Arturo en la batalla de Salisbury. El aire feneciente y fúnebre de la historia entronca con la parte final de la leyenda, el fin del sueño, que tan bien retratara la inigualable Excalibur de John Boorman.

Vess y Lee arrancaban la historia con la mencionada batalla, en la que Mordred asesinaba a Arturo y también moría atravesado por Excalibur. Pero la maléfica Morgause (o Morgana), aliada con los pictos, conseguía arrebatar la legendaria espada de su depositario, Gawain, y también raptar a la nieta de Arturo y legítima heredera al trono, y llevársela con ella a su reino de las inhóspitas Órcadas, junto a Galan, el hijo menor de Val. Un maduro Val, tras un encuentro con un Merlín que se desvanece en brazos del dragón, emprende camino junto a la doncella Nimue hacia el reino de Morgause, pensando que su hijo mayor, el pelirrojo Arn, ha muerto en Salisbury, como tantos otros caballeros…





La gravedad y el dramatismo presentes en la historia no impiden a Vess y Lee desarrollar a sus personajes, alejándose de tópicos y de épicas rimbombantes. Morgause es inquietantemente humana en su maldad. Los pelirrojos escoceses con quienes Val traba amistad son un clan bullicioso, como lo eran las relaciones entre los caballeros de la extinta Mesa Redonda, y el patriarca bromea con su hijo Rory, como el padre de Val lo hacía con su primogénito cuando éste regresaba a Thule de lustro en lustro. El final agridulce encaja perfectamente con el desarrollo de la historia. El sueño terminó, pero la esperanza prevalece, encarnada en Ingrid y en Galan.

El cómic mantiene la ausencia de bocadillos de la tira original de Foster, un homenaje al original que no impide una lectura fluida. Ridgway opta por una sobria composición de página huyendo de artificios, y su estilo clásico y tenebrista aporta el tono perfecto para la historia, que tiene entidad propia y que no se queda en una mera cita, sino todo lo contrario. Escenas como las del funeral de los hijos de Morgause, o la primera aparición de Val atravesando el mar de cadáveres y despojos de Salisbury, le permiten lucirse a lo grande. El color de Curtis Woolbridge es algo irregular aunque complementa bastante bien el trabajo de Ridgway, pero las páginas, como se puede ver, aguantarían perfectamente el ser publicadas en el sobrio blanco y negro original.

En resumen: un estupendo relato, y un perfecto complemento a las historias clásicas de Foster. Imprescindible para fans de Val, y de las buenas historias de aventuras. Esperemos que alguien se anime a reeditarlo algún día...

lunes, 1 de enero de 2018

Recién leído: PETER PARKER, THE SPECTACULAR SPIDER-MAN TPB 1



Esta nueva serie, el enésimo reinicio de una cabecera del trepamuros, se revela realmente interesante, y destaca además en mayor medida dada la evidente pérdida de impulso en los últimos meses del Miles Morales de Brian M. Bendis y del Asombroso Spiderman de Dan Slott (sobre todo del primero), y de lo anodino de otros ajeos arácnidos (con la evidente excepción de Spiderman 2099, donde Peter David sigue demostrando lo grande que es).

Chip Zdarsky es un tipo que se defiende tan bien escribiendo como dibujando, ya está firmemente asentado en Marvel, sin dejar de lado otros trabajos que ya podemos leer en castellano, como Sex Criminals junto a Matt Fraction o Jugghead junto a Erica Henderson. Su Spiderman es fresco, metepatas y encantador a la vez, capaz de hacer los peores chistes mientras pelea con los malos. Como debe ser, vaya. Además Zdarsky aprovecha tanto ideas del pasado como nuevos personajes para darle nuevos quebraderos de cabeza al siempre atribulado Peter Parker.

Y además, Marvel apuesta fuerte y pone al mando del dibujo al espléndido Adam Kubert, que una vez más demuestra que posee un talento asombroso para la narrativa gráfica. Kubert es simplemente uno de los mejores, a años luz de la mayoría de los dibujantes de Marvel y DC ahora mismo.

Panini publica los primeros capítulos de esta serie en el número 135 de la serie mensual del personaje, a la venta esta semana. En vez de crear un nuevo tebeo mensual de Spiderman en España (ya serían cuatro), Panini opta, como con Spiderman y Masacre, por alternar esta nueva serie en su contenedor mensual, lo cual es un acierto en parte y un error en parte, como siempre. Un acierto para fans que quieran leer contenidos variados, un error para fans que quieran seguir una sola serie.

En resumen: al loro. Esperemos que no se desinfle en próximas entregas.