"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

domingo, 25 de mayo de 2008

Mis películas favoritas: THE STATION AGENT


Finbar McBride (interpretado por el excepcional Peter Dinklage) es un tipo peculiar. Solitario, huraño, amante de los trenes, hereda de un amigo una curiosa propiedad: una estación de tren abandonada, perdida en algún lugar del estado de New Jersey. La convierte en su hogar, buscando lo que más ansía: la paz y la soledad. Pero pronto traba conocimiento con otros dos personajes solitarios, aunque no por elección: Olivia (la maravillosa Patricia Clarkson), una pintora devastada por la muerte de su único hijo; y Joe (Bobby Cannavale), el simpático vendedor ambulante de cafés del vecindario, que siempre tiene ganas de socializar. Poco a poco, una original y curiosa historia de amistad surge entre los tres...
Esta es la sencilla, que no simple, y maravillosa historia que narra el actor y director Tom McCarthy en The Station Agent (entre nosotros, Vías Cruzadas). Un relato de personas diferentes, en todo, que reunidas por el azar, poco a poco van haciéndose amigos, y finalmente llegan a ese momento delicioso en que los tres, sentados en el porche de Olivia, se quedan en silencio, sin más. Alguien me dijo una vez que los amigos son la gente con la que te puedes quedar en silencio, sin más... Me parece que McCarthy tiene la misma idea al respecto.
Los tres actores principales (apenas aparecen otros personajes, excepto la joven bibliotecaria, interpretada por Michelle Williams) están soberbios. Peter Dinklage es un verdadero descubrimiento, un gran actor dotado igualmente para la comedia (véase su papel en Un Funeral de Muerte) o para el drama (los momentos en los que Finbar se "sale" del "derecho de paso" en The Station Agent), o sus escenas con Olivia, la sin par Patricia Clarkson, que dota a su personaje de un dramatismo y una fragilidad asombrosas, sin una sola sombra de sobreactuación, como es habitual en ella. Por su parte, Bobby Cannavale también se luce como Joe, convirtiéndole en un ser entrañable, ¡pese a lo "pesao" que puede llegar a ser! Y si hay duda de que es capaz de mostrar otro registro diferente, véase su papel de cabronazo integral en Fast Food Nation.

Fin, Olivia y Joe, caminando por el "derecho de paso".

Una película a contracorriente de lo que se hace hoy en día, hecha de diálogos ajustados, miradas y silencios, y con un ritmo pausado que la convierte en una verdadera delicia. Una factura técnica muy sobria, sin adornos, pero excelentemente resuelta, y acompañada de una banda sonora deliciosa. No podía faltar en una lista de mis películas favoritas. Es una de esas que mucha gente no conoce... no saben lo que se pierden! ¡A por ella!

2 comentarios:

F dijo...

acabo de verla otra vez. llevo todo el lunes esperando las diez de la noche para poner la segunda cadena y disfrutarla, a pesar de que la tengo en dvd. siempre me resulta maravillosa. creo que es de esas películas que me reconcilian con la vida

Mikel dijo...

Yo pienso lo mismo! Reconcilia con la vida. Salu2!