"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

sábado, 20 de febrero de 2010

Mis películas favoritas: OLVIDATE DE PARÍS


Billy Crystal y Debra Winger son los protagonistas de esta estupenda, estupenda, estupenda comedia romántica de 1995. Una de esas películas que no pasarán a la historia por su originalidad, pero que proporcionan un rato estupendo cada vez que se repasan, gracias a su gracias, la inteligencia de sus diálogos y el carisma de su pareja protagonista.

Mickey, un carismático árbitro de baloncesto profesional, se ve obligado a viajar a París a cumplir la última voluntad de su progenitor, recién fallecido. Allí, después de un pequeño "incidente" en el aeropuerto ("¿Que han pedido a mi padre?"), conoce a Ellen, norteamericana como él, que vive en la capital parisina. Se enamoran irremediablemente. La película cuenta, a través de sucesivos flashbacks, cómo Mickey y Ellen se van enamorando y desenamorando a lo largo de los años, gracias a los relatos del grupo de amigos comunes de ambos, que les esperan para una cena, sin saber si aparecerán juntos...

Ritmo perfectamente controlado, diálogos ingeniosos, choque de caracteres fuertes (Ellen, culta, reposada, emotiva; Mickey, poco inclinado a renunciar a su carrera, brutote y yanqui hasta la médula) un Billy Crystal escasamente histriónico, divertidísimo y perfecto para el papel, y una elegantísima, impagable, soberbia Debra Winger (soy un fan decidido de esta mujer, desde Peligrosamente Juntos) son sólo algunas de las razones por las que disfrutar de esta simpática comedia romántica, dirigida por el propio Crystal y co-escrita por él y los conocidos guionistas cómicos Lowell Ganz y Babbaloo Mandell (Cowboys de Ciudad). Participan además actores americanos tan populares como Joe Mantegna, John Spencer, Cathy Moriarty o Cynthia Stevenson, por no hablar del inefable William Hickey (inolvidable patriarca mafioso en El Honor de los Prizzi) en el papel del padre de Ellen, lo cual es un aliciente más.

Genial la pregunta de Mickey a Ellen cuando ésta le ofrece la posibilidad de visitar París. "¿Tenéis algo que ver?", pregunta el muy cazurro, sin inmutarse. "Tenemos algunas cosas", contesta Ellen, con una mirada que lo dice todo...

Una de esas películas para repasar de vez en cuanto. Sí, es una comedia romántica, con lo que hasta cierto punto puede resultar previsible... pero es buena. Muy, muy buena.

3 comentarios:

David dijo...

Joder, Mikel. Pues pasó sin pena ni gloria, porque no la recuerdo. No la he visto, pero tanto halago por tu parte la hace merecedora de un visionado. Peligrosamente juntos! Jooooder! Esa la vi en el cine. ¡Qué recuerdos me has traído! La peli que casi provocó en su día el divorcio de Redford.. Y es que la Debra es mucha Debra. Creo que hay un documental titulado algo así como qué fue de Debra Winger... que se centra en por qué las mujeres de jolibúd, en llegando a una edad...

Mikel dijo...

Bueno bueno, pedazo de comentario, David! Con taco y todo! Ha hecho falta Debra Winger para tocarte la fibra sensible! En efecto, el documental existe, se llama En Busca de Debra Winger. Lo dirigió Rosanna Arquette, y consistía en entrevistas con actrices coetáneas (es decir, de 35 para arriba), culminando con Debra en persona. Gracias por el comentario!

lokodatar dijo...

Esto seguro que tambien te mola:
http://neuronasasesinas.blogspot.com/2010/02/masacre-en-la-portada-del-thor-607.html