"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

domingo, 25 de diciembre de 2016

Películas recién vistas: PATERSON


Pese a que la anterior película de Jim Jarmusch, Solo los amantes sobreviven, me pareció bastante plomiza,  el recuerdo de la estupenda Flores rotas pesó más que ello, y Paterson entró en la lista de películas para ver. Y oiga, la verdad es que esas críticas tan elogiosas que circulan por ahí son de lo más acertadas.

Visualmente brillante gracias a la fotografía de Frederick Elmes, colaborador habitual de Jarmusch y de David Lynch, Paterson es una película que logra crear un mundo propio y personal, sin virguerías estéticas al estiilo Wes Anderson, por ejemplo. Cuenta, a lo largo de una semana, el aparentemente anodino día a día de un conductor de autobús, llamado Paterson, como su ciudad, interpretado por Adam Driver: un tipo normal, casado, que escribe poesía en sus ratos libres emulando a ídolos literarios como William Carlos Williams (también nacido en Paterson), un anónimo observador de la vida en su pequeño universo, cuyos límites son la cama que comparte con supa esposa y el bar donde termina la jornada con una cerveza, en medio del paseo nocturno de su bulldog.

¿Dónde está, te preguntarás, el encanto, la emoción de una historia en la que lo más "sorprendente" que sucede es una avería del autobús que conduce el bueno de Paterson? Pues precisamente en eso. Paterson logra transmitir lo maravilloso, lo poético, lo bello que puede asaltarnos en cualquier momento de una vida cotidiana en una ciudad de tamaño mediano tirando a pequeño, y lo hace no de una manera realista, sino poética: de ahí esas parejas de gemelos, de ahí esos poetas hermanos que Paterson encuentra a lo largo de la historia, esa división en días/estrofas que riman. La película desentraña el verdadero significado de la poesía para quien la practica: es como respirar. Simplemente, tiene que hacerlo. No importa cuándo, dónde, en qué cantidad, con qué temática. Un poeta compone poesía, sin más, sí o sí. El bueno de Paterson es un ejemplo.

En resumen: estupenda. Ahora, cada vez que veas a una pareja de gemelos, pensarás en Paterson.