"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

martes, 24 de noviembre de 2009

MIS AUTORES FAVORITOS: JOHN BUSCEMA

Los primeros cómics que empecé a coleccionar en serio, mes a mes, fueron los de Conan. Tanto La Espada Salvaje como Conan el Bárbaro. Teniendo en cuenta eso, es fácil imaginar que uno de mis dibujantes favoritos sea el gran John Buscema, sin duda alguna el hombre que dio forma a la imagen más reconocible del bárbaro cimmerio.

La reciente exposición dedicada a su obra en el Casal Solleric de Mallorca ha ido acompañada de un espectacular catálogo, que glosa la vida y obra del mayor de los Buscema de manera atinada, familiar, crítica y nada aséptica. Una verdadera gozada de libro, profusamente ilustrado con multitud de páginas y portadas del maestro, obra de Florentino Flórez (comisario de la exposición) y Faustino Rodríguez. Un libro colosal para un artista colosal. Una excusa tan buena como cualquier otra para hablar del Gran John.

Giovanni Buscema, nacido y criado en Nueva York, empezó a trabajar en cómics de todo tipo e ilustración de muy joven gracias a su talento. Pese a alejarse durante años del mundo del cómic para trabajar en publicidad, su viejo conocido Stan Lee le contrató para dibujar en Marvel en los 60, donde pronto se convirtió en uno de los artistas de referencia de la casa.

Dueño de una pasmosa habilidad para el dibujo, heredero de grandes clásicos como Raymond y Foster, Buscema es recordado principalmente por su larga estancia en Los Vengadores y a sus también extensas etapas en Los 4 Fantásticos y Thor, en ésta última rayando a gran altura junto a Lee primero y con Roy Thomas después. Y no podemos olvidar su excelente arte para el Silver Surfer, más lloriqueante y charlatán que nunca gracias a Stan Lee, cuyos guiones caían en picado mientras el arte de Buscema alcanzaba cotas nuevas de calidad página a página. John puso sus lápices al servicio de prácticamente todos los personajes populares de Marvel, en uno u otro momento.

Pero a Big John no le gustaban demasiado los superhéroes. Además, el artista, que afinaba su talento dibujando por libre horas extra por la noche cuando ya había cumplido con su trabajo diario, aborrecía dibujar edificios, coches, elementos urbanos, y no es que no supiera hacerlo. Pero prefería otro tipo de ambientes, de personajes. Y fue de la mano de Roy Thomas que John encontró el vehículo ideal para su talento descomunal. A partir del histórico número 25 de Conan the Barbarian, Buscema sustituyó al exquisito Barry Smith y acuñó la imagen de Conan que nos es familiar a todos, tanto en la serie en color como en los excelentes episodios de la recordada primera etapa de Savage Sword of Conan, que a la larga sería el magazine en blanco y negro más longevo de Marvel.

Las armas artísticas de John siempre han sido las mismas: un asombroso talento para la figura humana, la expresividad y la narrativa gráfica. Ni más ni menos. Aunaba a todo ello una característica muy apreciada en Marvel: la rapidez. Buscema, durante muchos años, fue el "hombre para todo" en la Casa de las Ideas. En 1973, si sumamos las páginas publicadas en Marvel que llevaban la firma del gran John, según el catálogo de la exposición, nos sale la friolera de ¡más de 700!

Precisamente esa rapidez, a la larga, perjudicaría en muchas ocasiones el resultado de su trabajo: el descuido de ambientación y fondos era la desgraciada consecuencia del apremio. Su arte, en esos momentos, se volvía rutinario y quedaba muy lejos de lo mejor que era capaz de dar. No hay más que comparar lo suntuoso de sus lápices (entintados por la habitual tropa de artistas filipinos) en los primeros años de Savage Sword of Conan o sus espléndidas páginas de los 60 y 70 para The Avengers con los rutinarios dibujos que Buscema aportaba a sus últimos años en Conan the Barbarian, en muchas ocasiones simples bocetos, dinámicos como siempre, pero demasiado dependientes del entintador de turno. O esa imagen inalterada de Conan, al cual siempre retrataba del mismo modo, con indumentarias similares, y sin demasiada diferencia en su físico e indumentaria, estuviera donde estuviera, transcurriese la aventura en su juventud o en su madurez...

Una pena, porque el mayor de los Buscema (Sal, su hermano menor, es otro veterano de Marvel de toda la vida) era grande, y su obra ha dejado huella. Por su cantidad y calidad (miles de páginas repartidas por practicamente la toalidad de grandes series de Marvel), John Buscema se ha ganado un hueco en la estanterías y en el corazón del marvelómano de pro, y también en otros artistas en cuyo trabajo es fácil ver la influencia del maestro. Lee Weeks, Steve Epting o Butch Guice son sólo tres ejemplos entre muchos otros.

Su legado artístico sigue siendo excelente, pese a que él mismo siempre consideró los cómics como algo "de segunda fila" (o peor) y no tenía especial cariño por la mayor parte de su producción para Marvel. Por ejemplo, casi nunca le gustaban los entintados, que en muchas ocasiones "tapaban" demasiado su lápiz. Tenía fama de perfeccionista y también de gruñón, con respecto a su trabajo...

9 comentarios:

David dijo...

Un artículo muy majo. Y al final comentas el poco aprecio que el hombre tenía por su trabajo, lo que en parte creo yo es consecuencia de que al final la calidad de su producción mermase.

A mí Buscema me gusta, pero no me apasiona. Tiene páginas muy buenas y recuerdo algunas de sus historias de Conan con especial cariño, pero no figura entre mi lista de dibujantes favoritos... pero bueno... eso tú ya lo sabes.

Nemo Nadir dijo...

Tú lo has dicho, Buscema se dejó atrapar por el montaje en cadena de Marvel y su trabajo, no, su arte, se resintió por eso. Lo mejor de Buscema ha quedado en la etapa clásica de The Savage Sword of Conan cuando era entintado por Alfredo Alcalá y precisamente por eso. Y yo, como en el caso de papá o mamá, o Beatles o Stones, prefiero siempre a Barry Windsor-Smith sobre Buscema. BWS se negó a rebajar la calidad de su trabajo y terminó marchandose de Marvel. Ojalá hubieramos visto una versión de Conan desde su juventud a su madurez a cargo del británico. Nos quedan las fascinantes ilustraciones que ha ido haciendo después de abandonar Marvel durante los 70's y los 80's. Eso sí, los primeros 40 ó 50 números de The Savage Sword a cargo de Buscema y Alcalá, y más tarde De Zúñiga, son material de primera (aunque sigo diciendo que me hubiera gustado verlos por BWS).

David dijo...

Pues a mí me pasa igual, Nemo. Ahora se ha puesto de moda decir que Conan era el de Buscema.. Y sin duda lo era por cantidad...pero ya veríamos si BWS se hubiera dedicado más tiempo a la serie. Y no me vale lo de que su Conan no era un poco bisoño o no tan "fiero" o tan "duro" como el de Buscema. En su último tebeo para la serie o en su Red Nails, su Conan no tiene nada que ver con el que dibujaba al ppio. Y si hubiera seguido en la serie, igual no era tan fácil lo de decir que Conan es el de Buscema. Dicho lo cual, Buscema es muy bueno también.. No se vaya a enfadar el dueño de este blog.

Mikel dijo...

Jaja, no me enfado, David! Y lo de decir que "Conan era el de Buscema" es exagerar. Simplemente es la iamgen más difundida del personaje. Es imposible saber qué hubiera pasado si BWS hubiera seguido en CONAN. Son dos artistas tan distintos como el agua y el aceite. A mi LA CANCION DE RED SONJA me sigue pareciendo una gozada, aunque CLAVOS ROJOS no le va a la zaga. Eso sí, por ejemplo, si comparamos las adaptaciones de LA TORRE DEL ELEFANTE, para mi gusto gana la de Buscema/Alcalá: tanto a la de BWS como a la de Cary Nord.
Y que conste que BWS también me gusta. Sobre todo, su ARMA-X. otrs trabajos suyos post-Conan, no tanto.

Gracias a los dos por los comentarios!

Nemo Nadir dijo...

No tan imposible. BWS ha publicado numerosos portafolios e ilustraciones con su despatarrante versión de Conan. Basta con echarle un vistazo al blog de FH Navarro. Por supuesto que La Torre del Elefante de Buscema (e insisto, y Alcalá) es mucho mejor. Pero debemos de tener en cuenta que Mr. Smith a esas alturas todavía era un principiante. Durante el tiempo en que dejó el comic y se dedicó a la ilustración y la pintura es cuando creó su mejor Conan.

Mikel dijo...

Es cierto, las ilustraciones de las reediciones de CONAN THE BARBARIAN y demás son espectaculares. Una pena que no viésemos más cómics de Conan suyos.
Y no creo yo que sea Alcalá (o Chan, o DeZúñiga, o Nebres, o Tom Palmer, cualquier otro entintador) quien hace bueno a Buscema. Buscema era bueno, punto. Sobre todo en esa etapa de SAVAGE SWORD que nos gusta a todos, y también en los primeros tiempos en CONAN THE BARBARIAN, que hay unas cuantas historias excelentes, con Chan entintando mucho mejor que en tiempos posteriores de su carrera.

Confiesa, Nemo: tú eres fan de BWS. Jaja! Gracias por los comentarios!

Nemo Nadir dijo...

Soylo, soylo. Pero ya digo que no es una cuestión de Beatles o Stones. También creo que en muchas ocasiones Alfredo Alcalá (y en menor cuantía, pero también, Tony De Zúñiga) le daba mayor lustre a los lápices de Buscema. No sé, pongamos por caso Los Demonios del Castillo Carmesí, El Pueblo del Círculo Negro, El Coloso Negro, La Sangre de los Dioses, Más Allá del Río Negro, La Daga Llameante... No así Chan, que hizo muy pocos trabajos a la altura de sus dos compatriotas. Eso sí, todos eran baratos (Big John no tanto, claro) y rápidos.

PAblo dijo...

Hola Mikel,

¿Sabes si la exposición va a recorrer otros puntos de España o ha sido algo puntual en Mallorca?

Yo, personalmente, prefiero al Conan de BWS aunque no se le puedan negar sus meritos a Buscema y reconocerle que fijo -para bien o para mal- la imagen definiiva del personaje.

Por otro lado, hay que reconocerle su papel como gran motor de la Marvel de los sesenta, junto a John Romita, donde supo rellenar el hueco que Kirby fue dejando en distintas colecciones.

Impacientes Saludos.

Mikel dijo...

Ojaá, PAblo, ojalá viajara la expo a otros lugares... pero me temo que no hay anda anunciado al respecto. Gracias por el comentario, hombre impaciente!