"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

miércoles, 12 de mayo de 2010

EL MONTON DE TEBEOS presenta... LOS MUERTOS VIVIENTES


Rick Grimes
es un patrullero que resulta herido en acto de servicio. Después de cinco años en coma, despierta... a un mundo donde la civilización se ha desplomado, en el que la superviviencia es el único imperativo, y donde los zombis campan a sus anchas por todas partes. Este es el impactante punto de partida ideado por Robert Kirkman para The Walking Dead, o Los Muertos Vivientes entre nosotros, la excelente serie de Image que ha sobrepasado ya su quinto año de vida. Aviso: esta reseña contiene spoilers, luego que no venga llorando nadie.

Ya consolidada, con un proyecto de versión televisiva en marcha, The Walking Dead sigue siendo una lectura imprescindible para cualquier buen aficionado al cómic, guste del tema zombi o no. Porque The Walking Dead no es una serie "de zombis". Es una historia de tensión, y también de supervivencia y horror (como dice su slogan en la edición de tapa dura en inglés, que es la que sigo yo), y subrayo, UNA historia, no una sucesión de capítulos o de tramas. Cambian los ambientes, entran y salen personajes, pero Kirkman consigue una envidiable fluidez de lectura que hace que la serie aparezca como una única historia. Continuas sorpresas, tragedias y giros argumentales salpican la trama, llena de detalles y dimensiones... y ello hace que cada tomo recopilatorio se lea en un suspiro, no digamos cada entrega mensual. No tengas dudas: cuando esta "fiebre zombi" que atravesamos remita un poco y se distingan los productos coyunturales de los buenos, The Walking Dead será uno de los que permanezcan.

Después del impactante arranque de la serie, Kirkman comienza por reunir a Rick con su familia: su esposa Lori y su hijo Carl han sobrevivido hasta entonces junto a otro grupo de personas, entre ellas un antiguo compañero de Rick, Shane, quien siempre ha estado enamorado de Lori... Ese primer conflicto y la tremenda forma en que se resuelve es un indicativo de por dónde van los tiros en la serie. De manera detallista y pausada, Kirkman va narrando las peripecias del grupo, ahora hasta cierto punto comandado por Rick: su hallazgo de una zona residencial que creen "limpia" y de la que salen vivos de milagro; la adhesión de nuevos personajes tras la estancia en la granja de Hershel (y su siniestro granero); la llegada a la providencial prisión donde hallan refugio (o algo así), y la entrada en la serie de la misteriosa Michonne; el descubrimiento de la truculenta realidad que espera en las cercanías de la cárcel, en el pueblecito vecino dominado por El Gobernador... La serie es magnética. Su lectura engancha a cualquiera, gracias a la estupenda manera que tiene Kirkman de manejar el suspense y las sorpresas.

Zombis por doquier...

El creador de Invencible acierta de lleno al componer un amplio grupo de personajes, ninguno de ellos especialmente heroico, sino gente imperfecta y realista. Supervivientes. Gente normal que tiene que lidiar como puede con el hecho de que el mundo que conocían ya no existe, ni volverá a existir jamás... y que se enfrentan a cada paso a decisiones difíciles, de las que puede depender su vida, o su muerte, o la vida o la muerte de otros. Hay quien puede soportarlo. Resistir la pérdida, tomar decisiones, aguantar el ver morir a su familia y amigos, los de antes y los de ahora, y hacer lo que sea necesario para sobrevivir... pero siempre paga un precio por ello. Hay quien no puede soportarlo.

Kirkman siempre trata a los personajes de manera realista: familias, niños, jóvenes, ancianos, presidiarios... no hay buenos ni malos. Bueno, sí hay un "malo", el implacable Gobernador, pero es una excepción. De hecho, el único altibajo destacable dentro del altísimo nivel de calidad de la serie es el hecho de que Kirkman se recrea un poco en la extrema violencia protagonizada por el Gobernador y sus secuaces, a la altura del cuarto año de la serie (en los tomos 7 y 8 de la edición española). Combates a muerte, escenas explícitas de tortura (y salvaje venganza) protagonizadas por la extraña Michonne, que es uno de los personajes más interesantes y a la vez menos realistas de la serie... En ese momento la serie no flaquea, pero sí parece necesitada de un empujoncito, de un cambio de aires.

Como si nos oyera, Kirkman nos obsequia al final del octavo tomo con una resolución excelente, desgarradora, incluso después de tanta tragedia y horror como hemos "disfrutado" hasta entonces: un cierre al asunto de la prisión digno de figurar en cualquier antología de momentos sobrecogedores, en cualquier forma narrativa. Por decirlo suavemente, se mascaba la tragedia... pero no semejante carnicería que barre de un plumazo prácticamente todo el estatus de la serie hasta entonces, en una matanza tan sobrecogedora como poco gratuita. Un tebeo excelente, que consolida a The Walking Dead como un gran tebeo, de lo mejor visto en el cómic yanqui en mucho tiempo.

Y así, después de un verdadero terremoto, comienza el quinto año de la serie. ¿Cómo continuar después de lo sucedido? Tras la tremenda masacre de la prisión, Rick y su hijo Carl, solos ante el peligro, tratan desesperadamente sobrevivir. Kirkman maneja estupendamente a ambos personajes, eje central del noveno tomo. En el décimo, nuevos actores se unen al reparto y la serie toma un nuevo rumbo, de lo más interesante, en un giro que recuerda un tanto al argumento de Y el Último Hombre (porque ahora los supervivientes tienen un objetivo claro) y que mantiene la serie en un nivel excelente. Parece mentira, después de 60 capítulos, la impresión de inmediatez, de frescura, de sorpresa continua que muestra Kirkman en sus guiones. Obviamente, él sabe hacia dónde va. Nosotros, ahora, también: vamos... a Washington.

La meta de nuestro viaje...

Solamente dos dibujantes (bueno, tres, en realidad) han acompañado a Kirkman en The Walking Dead. Un excelente Tony Moore dibujó los cinco primeros números (y también excelentes portadas para los 24 primeros capítulos), y desde entonces Charlie Adlard se ha encargado de ilustrar los guiones de Kirkman, con un estilo realista y una acertada narrativa gráfica, poniendo en imágenes con fluidez a cada personaje, cada ambiente. Ambos dibujantes han disfrutado de la inestimable colaboración de Cliff Rathburn, que pone los grises a las tintas de ambos, y da a la serie un acabado gráfico excelente. Adlard no ha bajado un ápice su capacidad narrativa, apoyado en un guión que le da numerosos momentos de lucimiento y muchas escenas mudas en las que demuestra que es un excelente narrador.

En resumen: no importa que tipo de cómics o de lectura te guste. No importa si el tema zombi te interesa mucho, poco o nada. Si aún no conoces The Walking Dead, deberías darle una oportunidad. Eso sí, avisado quedas: si te lees el primer tomo, es más que probable que te enganches irremisiblemente...

8 comentarios:

Nemo Nadir dijo...

Y eso es sólo hablando de lo que ha aparecido en nuestro país, porque la serie en Estados Unidos sigue creciendo, y lo que viene es más impactante aún. Una colección que no flaquea, sino que cada vez va a mejor, y un guionista que no pierde un ápice de capacidad para sorprender a sus lectores. Y que encima se atreve a prometer grandes cosas para un futuro próximo!

Pardi dijo...

Estoy deseando ir a comprarme el nº10 de la serie, es de lo mejorcito que he leido desde hace tiempo. Y en el tema zombie lo mejor. Salu2.

Mikel dijo...

Ni lo dudes, Pardi, ni lo dudes. A por él! Una serie imprescindible. Salu2 a los 2! Gracisa por los comentarios!

Mikel dijo...

Emm, quería decir "gracias"...

lokodatar dijo...

Graaaaacciiiisssaaaaaaa.....
Graaaaacciiiisssaaaaaaa.....
Graaaaacciiiisssaaaaaaa.....
Veanse brazos extendidos llenos de cortes, demacrados rostros cuasidestrozados....zombies caminando despacio hacia ti.....
Graaaaacciiiisssaaaaaaa.....

Mikel dijo...

Como diría cierto personaje simpático... "tíiiiiio...", estás fatal! Jaja!

Mythos dijo...

Una gran serie. Me atravería a decir que la mejor serie regular que se publica actualmente. Lo malo es lo rápido que se lee cada tomo, las ganas que te deja de más y lo que tardan en llegar aquí.

Mikel dijo...

No sé si es la mejor, pero desde luego es de las mejores, sin duda. Gracias por el comentario!