"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

martes, 14 de septiembre de 2010

RODEADO DE CELULOIDE presenta… ALIEN: EN EL ESPACIO, NADIE PUEDE OIR TUS GRITOS

Con semejante slogan, ¿cómo resistirse? Alien, el octavo pasajero fue el primer gran éxito internacional de Ridley Scott, antes de convertirse en inmortal con su siguiente film, Blade Runner (y en un pesado con la mayor parte del resto de sus películas), fue la presentación en sociedad de dos individuos de muy distinta catadura.

Por un lado, una espigada, elegante y joven actriz, que respondía al improbable nombre de Sigourney Weaver, que se convertía en protagonista de la trama y en la única superviviente de la tremenda peripecia de los astronautas de la Nostromo, en un momento en que las mujeres aún solían ser simples comparsas del héroe masculino de turno. Por otro, un espantoso alienígena, una criatura surgida de la imaginación retorcida de H. R. Giger: una fuerza del caos encarnada en un ser insectoide de unos dos metros y medio de alto (sin contar la cola), duro de pelar y realmente desagradable. Una pareja que, como veremos en próximos posts, está muy bien avenida.

La tripulación del Nostromo al completo: de izquierda a derecha, Ash (Ian Holm), Brett (Harry Dean Stanton), Ripley (Sigourney Weaver), Parker (Yaphet Kotto), Dallas (Tom Skerrit), Lambert (Veronica Cartwright) y Kane (John Hurt).

Alien es una efectiva combinación de ciencia-ficción, terror y suspense (sobre todo de lo segundo) en un ambiente oscuro y claustrofóbico. La intrusión del espantoso ser alienígena en la Nostromo y su meticulosa escabechina de la tripulación, de la cual solamente sobrevivirán la joven Ripley y el juguetón gato que merodea por la nave, es una pieza modélica, completamente apoyada en la tensión, las relaciones entre los personajes, el terror que inspira el alienígena y el ambiente oscuro y malsano que impera en la enorme nave, llena de rincones húmedos y goteantes donde el intruso alienígena se siente a sus anchas… Un diseño de producción realmente logrado y una inquietante banda sonora a cargo de Jerry Goldsmith refuerzan su impacto en el espectador.

El guión de Dan O'Bannon apela a uno de los peores temores: al de lo ajeno, lo extraño, lo que no conocemos. El espacio, la gran empresa que considera su tripulación "prescindible", el androide oculto, la propia Nostromo, enorme, inabarcable, con aspecto de factoría cacharrera más que de nave espacial… el planeta alienígena, el mismo "bicho"… todo gira en torno a la misma idea.

El inolvidable momento de la eclosión del alien que ha anidado en el pobre Kane...

El acertado casting de la película también contribuye a su éxito. Siete intérpretes, más el especialista que se disfrazaba de alien y la actriz que ponía voz a Madre, la computadora que controla la Nostromo, son más que suficientes para llenar el film gracias a lo modélico de su guión y sus acertadas interpretaciones. Todos ellos con largas carreras en cine y TV, antes y después de Alien. Sobresale obviamente (y no sólo por su estatura) Sigourney Weaver, que se convirtió en estrella gracias a pasarlas canutas con el bicho babeante hasta el último momento. Alternando las secuelas de Alien con a papeles en filmes tan conocidos como El año que vivimos peligrosamente, Cazafantasmas o Armas de Mujer, Weaver se consolidó como una gran estrella.


Sigourney Weaver en Alien, hecha una chavala...

No hay que presentar a John Hurt, Ian Holm, Harry Dean Stanton o Tom Skerrit a nadie, a estas alturas. Yaphet Kotto y Veronica Cartwright son los menos conocidos del reparto, pese a sus largas carreras en cine y televisión.

Reestrenada hace pocos años con una innecesaria escena añadida (que puede verse en la edición Quadralogy, y que tampoco aporta demasiado, sobre todo porque se contradice con la idea de la reina alien que pone huevos que conoceremos en Aliens), Alien sigue siendo un clásico. Una película que mantiene intacta su fuerza, más de treinta años después. Por cierto, muy recomendables los ¡cinco! discos de extras de la Quadralogy, a diferencia de los anodinos contenidos adicionales de ciertos DVDs... y eso que Ridley Scott y su repugnante puro aparecen bastante.

PS: Además, el film contó con una adaptación al cómic a cargo de Walt Simonson, que se editó en España hace muuuuchos años en un álbum gigante, con un coloreado espantoso, que obviamente no era el original. A ver si algún día se reedita…

7 comentarios:

lokodatar dijo...

Una de mis tres pelis favoritas de siempre. Y no recuerdo cual es al menos una las otras dos....

Mikel dijo...

Lo mismo digo, joven, una de mis favoritas, de siempre.

David dijo...

Tu reseña no está mal. Me gusta cómo lo cuentas, pero..

podías haber dicho que del guión original de Dan quedó más bien poco. Por rollos de autoría y cosas de jolibú no figuraron los restantes guionistas, pero Walter Hill si no recuerdo mal debió meter muchísima mano. También podrías haber comentado algo de la peli esa en la que supuestamente se inspiró o que fue casi una predecesora (no recuerdo ni cómo se llama; no la he visto).
Por lo demás, una peli muy maja, pero que no estaría entre mis tres pelis favoritas ni de coña, que sois... bah me voy a callar (ja,ja).
Un saludo.

Mikel87 dijo...

Buena pelicula, quiza la mejor de toda la saga, aunque puede que sea porque es la que mas recuerdo.

David dijo...

Se me olvidaba. Sí que parece una chavala, sí.

Mikel dijo...

Cierto es, David, que en el guión de ALIEN "metieron mano" más manos que las de O'Bannon, pero tampoco quería enrollarme demasiado, que luego em quedan unos "tochos" de textos que.... Y si no es una de tus pelis favoritas, pues no pasa nada, hombre!

Mikel dijo...

Mikel, la recuerdas más porque es la mejor, sin más.