"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

sábado, 1 de enero de 2011

RODEADO DE SERIES presenta… THE SHIELD

The Shield es una serie de policías ambientada en Los Angeles, concretamente en el conflictivo distrito (ficticio) de Farmington. Entre los policías que integran la comisaría del distrito, llamada por todos ellos La Cuadra (ese era el primer título de la serie, de hecho), destacan cuatro experimentados agentes, que componen una unidad especial de asalto: los detectives Shane Vendrell (Walton Goggins), Ronnie Gardocki (David Rees Sneel), Curtis Lem Lemansky (Kenny Johnson) y, por encima de todos, su líder, Vic Mackey (Michael Chiklis).

Los cuatro son hombres de la ley acostumbrados a obtener resultados de manera expeditiva, y no vacilan en saltarse algun que otro tecnicismo a la hora de obtener información o rechazar detenciones. Enfrentados a criminales de la peor calaña, de ser "un poco expeditivos" a cruzar al otro lado de la ley, sólo hay un paso… una frontera peligrosa en la cual Mackey y los suyos transitan practicamente a diario y que enseguida atrae las miradas de sus jefes y del FBI... una frontera que, un día, Mackey y los suyos traspasan sin vuelta atrás posible.

La serie gravita en torno al volcánico Mackey: el rotundo y expeditivo detective de cabeza rapada y eterna chaqueta de cuero es uno de esos personajes imperfectos que siempre resultan atractivos, sobre todo cuando están tan bien perfilados como en esta serie. Básicamente bueno, Mackey no duda sin embargo en traspasar las fronteras de la legalidad cuando algo importante está en juego… por ejemplo, su pellejo, o el riesgo de acabar compartiendo celda con los chicos malos a quienes ha encerrado antes.

Mackey, siempre expeditivo.

Otros personajes fijos de la serie, que cuenta con un elenco de caracteres de lo más diverso, son el cerebral y atildado detective Holland Dutch Wagenbach (Jay Karnes), la veterana detective Claudette Wyms (C.C.H. Pounder), el agente negro Julien Low (Michael Jace) y la agente Danni Sofer (Catherine Dent), cuyas variadas y conflictivas relaciones diarias con Mackey y sus chicos son uno de los hilos conductores de The Shield. Asimismo, Mackey chocará con el astuto capitán David Aceveda (Benito Martinez), quien siempre piensa en el futuro y pone sus miras en el mundo de la política, usando La Cuadra como trampolín.

Rivalidades internas, rencillas, asuntos sexuales de distintos tipos, el siempre presente peligro de la corrupción para unos agentes mal pagados, sobrecargados de trabajo y enfrentados a bandas de pandilleros de lo más variado y violento… por no hablar de tremendas amenazas criminales, como la del asesino en serie Kleavon Gardner, el corrupto y manipulador Cruz Pezuela, o la del peligroso mafioso negro Antwon Mitchell entre otros muchos… ese es el panorama en el que se mueven los policías de The Shield.

Pero entre una temporada y otra, La Cuadra también va cambiando. Nuevos agentes llegan, una nueva capitana (interpretada con su garra habitual por Glenn Close) sustituye a Aceveda por un tiempo, un implacable (y bastante desequilibrado) agente de asuntos internos (Forest Whitaker) es despachado en pos de Mackey por los jefazos del cuerpo… Y entretanto, la vida familiar de Mackey, casado y padre de tres hijos, se tambalea debido al autismo de uno de sus retoños… por no hablar de sus escarceos amorosos extramatrimoniales.

El reparto de la serie, al completo.
De izquierda a derecha: Lem, Dutch, Shane (agachado), Julien,
Vic Mackey, Aceveda, Claudette y Danni.

The Shield se eleva por encima de la media de las series de polis porque huye de muchos tópicos, sin apartarse de las bases del género. Practicamente todos sus personajes principales tienen su punto de interés, y sus diferentes razones para estar en permanente tensión. La excelente factura técnica de la serie, estupendamente montada, es una de sus grandes bazas. Las andanzas de Mackey y los suyos se nos presentan siempre con sonido ambiente, sin casi acompañamiento musical de ningún tipo excepto la furiosa Just Another Day, que brota salvaje por unos instantes al final de la secuencia de apertura y durante los créditos finales de cada capítulo: nerviosas tomas de cámara en mano, zooms inquietos, montaje dinámico de ritmo siempre perfectamente medido, en una serie que describe una ambiente siempre desesperanzado, trufado de violencia, sangre, miseria y dramas humanos de todo tipo.

A lo largo de las siete temporadas de la serie, los episodios se suceden siempre tensos y nerviosos, alternando la resolución de los casos de turno con la evolución de la trama que envuelve al equipo de asalto. Un argumento que poco a poco va complicándose hasta alcanzar un extremo de tensión difícil de igualar, en el arranque de la séptima temporada, cuando tras "ensuciarse las manos" Vic y los suyos en un delito serio de verdad, uno de sus miembros ha caído ya… a manos de otro de los detectives del equipo. Todas las tramas, todos los chanchullos, todas las rencillas están a punto de pasar factura. ¿Caerá el peso de sus muchos pecados finalmente sobre Mackey? ¿Cómo terminará la historia del equipo de asalto?

Michael Chiklis comparte peinado con
Shawn Ryan, creador de la serie.

El grado de tensión que alcanza la trama en los últimos capítulos de la serie es muy difícil de describir. El trabajo de los guionistas y de todos los intérpretes raya a gran altura. Y el desenlace, que no voy a revelar, por supuesto... se produce en un prodigioso episodio de mayor duración de la habitual, donde todos los pecados y todas las buenas obras encuentran su castigo, donde llega a su fin la leyenda del equipo de asalto y termina toda una época en La Cuadra.

La conclusión de la serie es enormemente satisfactoria. Los dos últimos episodios se convierten en un crescendo de escenas memorables en las que confluyen todas las tramas, todas las andanzas de siete temporadas. Tanto Walton Goggins como Michael Chiklis y C.C.H. Pounder dan un verdadero recital interpretativo. Las escenas finales son absolutamente soberbias.

Una verdadera gozada. Presenciar las últimas andanzas del inigualable Vic Mackey ha sido una manera excelente de empezar el nuevo año…

"- ¿Te das cuenta de lo que me has hecho?
- He hecho cosas peores..."

4 comentarios:

lokodatar dijo...

Si no fuera por su inicio de ciencia ficción que tira pa´trás...

Mikel dijo...

Exageras, muchacho, exageras...

Yota dijo...

Inicio de ciencia ficcción? sale e.t. y no me he enterado?

Para mi es una de las mejores series de la decada pasada, con un ritmo y un desarrollo de personajes digno de elogio.

Mikel dijo...

Coincido, Yota, coincido...