"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

domingo, 7 de agosto de 2011

Películas recién vistas: CAPITÁN AMÉRICA


La versión fílmica del héroe de las barras y estrellas demuestra una vez más que Marvel plantea sus películas como un universo común, donde todo está controlado, donde el estándar de calidad es alto, pero no deja de ser eso, un estándar, donde los "experimentos" están ausentes y lo que manda es la comercialidad y la necesidad de acceder a un público amplio. Ya lo demostró con la relación entre Iron Man y El Increíble Hulk, lo volvió a demostrar la floja Iron Man 2 y en Thor, y ahora lo hace de nuevo con la irregular, aunque divertida, Capitán América, el Primer Vengador. Una vez más, aviso: spoilers ahead...

La película de Joe Johnston es de lo más apañado, en los aspectos técnicos. Funciona estupendamente la primera parte del film, con esa América en guerra en la que un alfeñique con más huevos que cerebro llamado Steve Rogers sólo quiere alistarse para luchar y acabar con la guerra, y con el improbable y estupendo Erskine que encarna Stanley Tucci (siempre bienvenido), que le da la oportunidad de hacerlo de una manera que nunca imaginó.

Pese a que la historia del origen del personaje es un tanto premiosa, puesto que ya la conocemos gracias al trailer (no digamos si somos lectores habituales de Marvel), repito, mantiene bien el interés: la presencia de Howard Stark es bienvenida (una pena que tenga que ser retratado más joven, y no podamos disfrutar de John Slattery, como sucedía en Iron Man). La idea de que los mandamases usen a Rogers como reclamo propagandístico está bien resuelta (esas funciones de propaganda con un Hitler de pacotilla son muy divertidas), y la incursión del Capitán, con el escudo antiguo, para rescatar a los soldados capturados por Cráneo Rojo es puro pulp, con el remate del encaramiento de ambos personajes. 

El entrañable viejo escudo...

Funciona bien el retrato del megalómano supervillano, bien encarnado por un adecuadamente caracterizado Hugo Weaving: Cráneo es más nazi que los propios nazis, con su búsqueda del poder de los dioses encarnado en el Cubo Cósmico. Su siniestra primera aparición es excelente, al mejor estilo Darth Vader, con su adlátere Arnim Zola (otra presencia bienvenida, Toby Jones), y su supercoche, sus enormes tanques y su supermegabombardero Valquiria: todo ello mola cantidad, sobre todo las "bombas pilotadas" con el nombre de su ciudad de destino escrito.

El film pierde bastante gas, sin embargo, en su segunda mitad, como suele ser habitual en los filmes Marvel, cuando Rogers ya es el Capitán América y no solo un pelele de propaganda. A diferencia del aspecto de Thor o de la armadura de Iron Man, el traje del abanderado, simplemente, no funciona: parece más un disfraz inflado que otra cosa. Podrían haberle dejado con la cazadora de cuero, la camiseta con la estrella y el casco de atrezzo que birla para usar en su primera misión, porque realmente tiene mucho mejor aspecto. Teniendo el diseño bélico-patriótico de Bryan Hitch en The Ultimates, es extraño que no se limiten a reproducirlo. 

El "teseracto", conocido en los cómics como... el Cubo Cósmico.

Pese a ello, las hazañas del Capitán están bien resueltas: la escena de la moto, el asalto al tren, el duelo final con Cráneo Rojo… falla el engarce entre ellas, algo atropellado. El villano se desdibuja un tanto en la segunda mitad del film. Lo mismo sucede con los Comandos Aulladores, que el film presenta (en un evidente guiño para los lectores que los profanos no captarán porque no se explica) pero no aprovecha, y con un Bucky Barnes más en plan machote, muy en la onda de Ed Brubaker, que básicamente solo sirve para restar protagonismo a Rogers... y que seguramente, regresará más adelante, pese a su aparente defunción...

En cuanto a Chris Evans, no lo hace mal, pero pese a la cantidad de pesas que ha levantado para ponerse tan cachas, le falta el empaque bonachón de Chris Hemsworth, y no digamos la sorna perpetua de Robert Downey Jr., como protagonista. Eso sí, lo peor del film, sin duda, es la sosa, sosa, sosa de Hayley Atwell, que en ningún momento aporta nada a su personaje, tan creíble como el de Keira Knightley en Piratas del Caribe, pero con mucho menos encanto. El personaje de militroncho veterano reservado a Tommy Lee Jones tampoco aporta gran cosa.

Por suerte, la escena final remonta bastante, y no digamos el anticipo de lo que vendrá el año que viene que sigue a los créditos… El film, pese a ser bastante irregular, no deja mal sabor de boca, es divertido y su aire añejo es muy agradable. Pero tampoco sorprende prácticamente en ningún momento, ni a versados en Marvel ni a profanos. Vistos los excelentes resultados de taquilla de Thor y de Capitán América, su apuesta funciona como ellos quieren. Lo dicho: nada de sorpresas, manda la comercialidad… como en la mayoría de los largos años de historia de los cómics Marvel.


PS. Lo mejor del trailer final de Los Vengadores (que, por si lo dudabas, en Internet no reveló en su totalidad) es... esa sonrisita de Loki entre tropas que parecen de Hydra, o similar.

2 comentarios:

lokodatar dijo...

Floja, floja, floja, casi hablas mas de Thor....
Por cierto, al parecer tu primo va a ser el prota de Avengers, el eje del asunto vaya.

Mikel dijo...

Hombre, si el villano va a ser Loki, empezamos bien. Desde luego, en el trailer, por ahora, Thor aparece bastante destacado.
Más que floja, es irregular. Es una pena porque está muy desequilibrada. Y se echa de menos más Cráneo Rojo, desde luego.