"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 31 de marzo de 2014

Películas recién vistas: CAPITÁN AMÉRICA, EL SOLDADO DE INVIERNO


La nueva entrega del ya nutrido universo fílmico Marvel viene a confirmar una vez más que se sigue al pie de la letra la estrategia que tan buenos resultados ha dado hasta ahora. Dirigido con oficio por los hermanos Russo, el film se inspira en buena parte en la famosa historia homónima del personaje, pero la imbrica con el papel de SHIELD en la versión cinematográfica de la saga marveliana, con una buena cantidad de sorpresas. 

Pese a unas escenas de acción excelentemente resueltas (en particular, la vibrante escena de la huida del Capi del Triskelion y el atentado contra Nick Furia) y a la imponente presencia del Soldado de Invierno (menudo matarife que está hecho, el tío), el film resulta algo arrítmico, debido a la gran cantidad de elementos que se acumulan en su guion: SHIELD, Hydra, el Halcón… Por una parte, se sigue la estela de la primera película del abanderado, pero, por otra, se abren nuevos caminos y apunta hacia nuevas aventuras (por supuesto, hacia Los Vengadores 2, pero también a la ya confirmada tercera entrega de las aventuras del Capi, y a otras posibles películas…). Pero eso ya lo sabíamos antes de empezar... gracias al trailer, principalmente.



Sin llegar a ser aburrida ni deslavazada, sí se echa de menos algo más de concreción, aunque se agradece el esfuerzo de los guionistas en darle empaque al conjunto; pero la duración es excesiva, y muchas escenas podrían recortarse para beneficiar al ritmo de un film en el que se alternan aciertos, como los ya mencionados, o todo el componente político de la trama (en relación al maquiavélico Alexander Pierce a quien da vida Robert Redford) y errores. La acumulación de personajes y situaciones que hay que ir resolviendo, al estilo Nolan, hace que el tramo final del film se alargue demasiado. Pero mejora bastante respecto a la primera entrega, sin duda.

Errores y arritmias aparte, la Casa de las Ideas entrega de nuevo un espectáculo cinematográfico de primer orden, para disfrutar en pantalla grande, aunque sin demasiado fondo; un film efectivo, pero solo una pieza más de su serial cinematográfico de lujo, con el que sigue amasando pasta gansa y preparando el terreno (doble, ojo, escena post-créditos incluida) para el año que viene tratar de repetir o superar su exitazo de 2012 con Los Vengadores. Mucha diversión, alguna que otra sorpresa... una receta bien conocida y efectiva que Marvel sigue y seguirá cocinando, sin duda.

En resumen: los fans, para qué engañarnos, seguimos disfrutando como cochinos. Por mí, pueden seguir. Pronto, Los guardianes de la galaxia...