"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 4 de agosto de 2014

Películas recién vistas: UN TOQUE DE VIOLENCIA


Jia Zhang-Ke hace un recorrido por la China contemporánea en un film denso y tenso, que narra cuatro historias que tienen en común la violencia presente en la vida diaria de los chinos. Ambientado en la actualidad, el film permite contemplar los estragos urbanísticos, ecológicos y humanos que deja tras de sí el despiadado "capitalismo comunista" de crecimiento sin control que sutituyó a la revolución cultural de Mao. Esto sí que es el "desierto de lo real", que diría Morfeo en The Matrix...

La desesperanza es total. En un país tan enorme como ingobernable, tan lleno de riquezas como de corrupción, los personajes están atrapados en un ciclo de violencia que sufren y ejercen, una espiral de la que son conscientes pero de la que no pueden escapar, y de hecho ninguna de las historias llega a "terminar", propiamente.

Un toque de violencia juega bien sus cartas, en una denuncia de esa violencia que rodea a los personajes, y que se desata de manera repentina y cruda con una estética que curiosamente huye del naturalismo de la puesta en escena de las historias. Pero no solo está la amenaza de las armas, de las palizas: el film también habla de la violencia que supone (y genera) la explotación laboral (ese travelling de la cadena de montaje hasta llegar al personaje que protagoniza la historia en cuestión, esa factoría de ensamblaje de no sabemos qué… quizá el penúltimo modelo de smartphone), la ambición de los corruptos hombres de negocios en busca de placeres (ese burdel de lujo, ostentoso y decadente), la brutalidad del hambre y de la ignorancia (el aldeano que azota sin cesar a su caballo de carga)…

Jia Zhangke huye de lo simple. Con una narrativa visual impecable y con un efecto amplificado por lo exótico y extraño que resultan muchos de sus ambientes, el film sigue a los personajes y establece relaciones entre ellos de una manera casual, casi intentando pillar por sorpresa al espectador, pero de modo creíble, hasta hacer comprender al público que en realidad solo está contando una historia, pese a que parezca lo contrario. Que nadie, eso sí, se deje engañar por el cartel: no es esta película la típica cinta de acción oriental.

En resumen: excelente.