"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 5 de septiembre de 2016

Películas recién vistas: STAR TREK. MÁS ALLÁ


La tercera entrega de las aventuras de la renovada tripulación del USS Enterprise, que llega a tiempo de festejar el cincuentenario de la famosa saga espacial, cumple con las expectativas. El cambio de director, de J. J. Abrams a Justin Lin, no repercute en una merma de la calidad media de un film que, sin llegar a la excelencia de sus predecesoras, atesora méritos de sobra para satisfacer al trekkie más exigente y también al espectador que solo conoce la encarnación "siglo XXI" de los personajes creados por Gene Roddenberry.

Continúa la misión de Kirk y los suyos, que se meten en líos por las habituales buenas intenciones de sus misiones exploradoras, que chocan con los intereses egoistas y maléficos del villano de la función, el alienígena Krall (irreconocible Idris Elba). Por suerte, aparte de su habitual aplomo y pericia, la pandilla contará con la inesperada ayuda de un nuevo personaje, Jaylah (Soufia Boutella), una inyección de savia nueva para una saga que sigue apoyándose en la bien establecida dinámica de humor y colegueo entre los protagonistas. Uno de ellos, Simon Pegg, ejerce esta vez funciones de coguionista del film, ni más ni menos.

La película, pese a que algunas escenas son algo oscuras y confusas (en particular el enfrentamiento con las tropas de Krall en el Enterprise), contiene momentos espléndidos como la llegada a la estación espacial Yorktown, las espectaculares naves-enjambre de Krall o toda la escena del desenlace, estupendamente bien resuelta. No cuenta con el magnetismo del Khan encarnado por Benedict Cumberbatch en la segunda entrega, ni con la sorpresa y el brío rejuvenecido de la primera, pero Star Trek. Más allá es mucho más que una continuación digna.

En resumen: dos horas de diversión.