"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

domingo, 3 de marzo de 2013

Rodeado de series presenta… BLACK MIRROR, temporada 2

HEEEEYYY... it's me... WALDO!!

El año pasado, Charlie Brooker, todo un veterano de la TV británica, irrumpía en el panorama de las series con una propuesta realmente rompedora: Black Mirror, una reflexión inquietantemente realista sobre el papel de la tecnología en nuestras vidas, de cuya primera entrega de tres capítulos ya hablábamos aquí. Desde luego, Gran Bretaña, año tras año, sigue siendo un buen vivero de ficción televisiva.

Ahora, Black Mirror retorna de nuevo con tres nuevas historias que mantienen el excelente nivel de la anterior temporada, y también su tono inquietante y sombrío. La obra de Brooker y sus colaboradores aúna una impecable factura técnica (en todos los sentidos: interpretación, ambientación, narrativa visual…) con una visión de un mundo moderno y ultratecnológico, inquietantemente certera y realista dentro de un contexto de "futuro próximo".

El mundo de la política, los medios de comunicación, el trabajo diario, los viajes, las relaciones personales… en nuestros días, la vida en general está envuelta en tecnologías que hace pocos años parecían cosa de película de ciencia-ficción. Black Mirror va un poco más allá y especula sobre cómo podrían ser las cosas en pocos (muy pocos) años… No nos engañemos, el panorama que pinta no es precisamente agradable. Resonancias orwellianas, un confeso estilo Twilight Zone... ¿es Charlie Brooker el Rod Serling del siglo XXI? Desde luego, es un buen candidato.

Que nadie te cuente nada. La sorpresa es uno de los elementos más importantes del efecto que Black Mirror provoca en sus espectadores. Simplemente, siéntante ante la pantalla y deja que los tres nuevos episodios, titulados Be right back, White bear y The Waldo moment, hagan su trabajo… Como ya sucedía en la primera temporada, no podrás despegar los ojos de la pantalla. Cada uno de ellos te dejará pensando, dando vueltas a cada vericueto del argumento.

En resumen: ¿estás enganchado a las redes sociales? ¿No puedes (ni quieres) soltar tu móvil de penúltima generación con su resplandor azulado? ¿Ves la tele a diario? Si la respuesta a estas preguntas (y muchas otras) es sí... o no... da lo mismo. TIENES que ver Black Mirror.

Is that really you?