"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

miércoles, 16 de octubre de 2013

Lecturas recientes: BATTLING BOY, de Paul Pope



Qué buena noticia es el retorno a la acción (y nunca mejor dicho) de Paul Pope, uno de los artistas de cómic más personales e interesantes que andan sueltos por ahí. Si no has leido sus obras anteriores, 100%, Heavy Liquid o la imprescindible Batman Año 100, te recomiendo que te lances a por ellas (aunque, me temo, se encuentran descatalogadas, ahora mismo… esperemos que alguien se anime a reeditarlas). De nuevo, lo mejor del cómic americano no viene de Marvel o DC, cada vez más empeñadas en aumentar su cuenta de colecciones anodinas e imposibles de distinguir entre si.

En este caso, Pope cambia sus habituales mezclas de serie negra y ciencia ficción para zambullirse de lleno en el mundo de la fantasía con Battling Boy. Muerto Haggard West, el héroe defensor de Arcopolis, ciudad asediada por monstruos gigantes y por unos siniestros seres que se dedican a raptar niños, llega el divino heredero de los dioses que viven más allá de la nube de relámpagos, preparado para pasar su rito de iniciación en un mundo, el nuestro, lleno de peligros…

El primer tomo de la saga del divino chaval es puro Pope, incluso con mano ajena de Hilary Sycamore (estupendo su trabajo, por cierto) en el color. 200 páginas de acción sin descanso, que se devoran de una sentada, en un tebeo estupendo, indicado para todos los públicos y lleno de detalles de genialidad en la narrativa, en los diseños de personajes, en la habitual mezcolanza de géneros e influencias que practica Pope... Una gozada, vamos.

Ahora solo queda esperar la continuación, porque la lectura de este primer tomo deja con ganas de más. Y además, la hija de Haggard West, Aurora, protagonizará su propio spin-off en dos tomos, The rise of Aurora West, escrito por Pope y J.T. Petty, y dibujado por David Rubín, un artista colosal cuyo trabajo combina estupendamente con el de Pope en acabado y filosofía. Entre todos, o mucho me equivoco, o van a construir una obra grande, grande.

En resumen: brillante en todos los sentidos.