"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

martes, 21 de enero de 2014

Lecturas recientes: DAREDEVIL, EL FIN DE LOS DÍAS

Brian M. Bendis, con ayuda (innecesaria) de David Mack en el guion y con lápices de Klaus Janson (estupendos, Janson sigue siendo tan buen narrador como siempre) acabados por un Bill Sienkiewicz lejos de sus mejores tiempos, nos presenta la impactante y misteriosa "última historia" del guardián de la Cocina del Infierno. Otros autores, como Alex Maleev por ejemplo, vinculados a la historia del personaje asoman aquí y allá en la obra; eso sí, con dos ausencias destacadas, una obligada (la del fallecido Gene Colan) y otra esperada (la de Frank Miller).

Daredevil comenzó siendo un héroe más de Marvel. Nacido en los dorados sesenta, atravesó los setenta sin mayor novedad, con sus coloridos villanos y su aire desenfadado, hasta que Frank Miller lo volvió del revés convirtiéndolo en un oscuro héroe urbano, atormentado por el pasado, por el presente... por practicamente todo en general, y culminando ese proceso en una de las grandes historias de Marvel de todos los tiempos, Born Again. 

Más adelante, Ann Nocenti siguió pasando al bueno de Murdock por la batidora en todos los sentidos en unas historias, inteligentes y con tintes sociales, más que recomendables; y tras varios años de decadencia (incluida la deleznable película protagonizada por Ben Affleck), Brian M. Bendis volvió a impulsar a Daredevil en una vibrante etapa. Tras los altibajos de Ed Brubaker y el embrollo chalado de Tierra de Sombras, en los últimos tiempos Mark Waid ha devuelto a Daredevil a lo mejor de Marvel, por fortuna.

Con elementos de numerosas etapas de la historia de Daredevil, Bendis hila una entretenida intriga ambientada en un cercano y amargo futuro, que presenta a numerosos personajes del pasado del héroe y que arranca con el último duelo entre Daredevil y Bullseye, que termina con la muerte del héroe a manos de su archienemigo. Caras familiares como Ben Urich, Elektra, Maya Lopez, Milla Donovan, María Tifoidea, la Viuda Negra (desde luego, Murdock bate todos los récords, en lo que a novias guapas y psicópatas se refiere), Punisher o Spiderman desfilan por las páginas de este libro recién editado por Panini, que recopila los ocho episodios originales de la miniserie, "adornados" por unas portadas escasamente sugerentes y desagradablemente necrófilas, obra de Maleev. La elegida por Panini para el libro, por suerte, no es ninguna de ellas.

Pese a ser entretenida, la historia no es nada del otro mundo y su tono oscuro y violento no inventa nada que no hayamos visto una y mil veces. Bendis "pincha" un tanto en la parte final del relato, y su desenlace tampoco es especialmente innovador, aunque tampoco llega al extremo de hacer lamentar haberlo leído. Ahora que Daredevil vuelve a atravesar una buena etapa en manos de Mark Waid, Chris Samnee y Javier Rodríguez entre otros, Bendis repasa la historia del personaje en un viaje en el que predomina la nostalgia y los lugares comunes, y donde las citas expresas a Ciudadano Kane y el aire crepuscular no son suficientes para redondear una historia que tiene grandes momentos, y otros no tan logrados.

En resumen: mucho ruido y pocas nueces.