"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

viernes, 19 de marzo de 2010

El Montón de Tebeos presenta... BATMAN Y ROBIN (O BATMAN Y MORRISON)

Una imagen vale más que mil palabras. Con ustedes...

...Batman y Robin.

Como si fuera una nueva adición a la galería de villanos locos de Batman, Grant Morrison sigue haciendo de la suyas. Sorpresa tras sorpresa, y no contento con perpetrar esa chaladura magnífica llamada Batman RIP, ahora mismo el escocés sigue dando guerra, encantando a unos (a mí, por ejemplo) y levantando las iras o la indiferencia de otros. Prepara ya algo titulado El Regreso de Bruce Wayne (vaaamos, alguien creía que Bruce Wayne estaba muerto... sí, bueno, el cadáver estaba identificado, y... ), una serie de seis episodios que augura todo tipo de sorpresas... justo lo que está proporcionando Batman y Robin.

Recapitulemos. Muerto (sí, ya... lo que yo te diga) Bruce Wayne, Dick Grayson, ex-Robin, ex-Nightwing, es el nuevo Batman. Convertido Tim Drake, ex-Robin, en Red Robin (espero que nadie se haya hecho un lío), ahora Damian es el Robin titular. Damian, hijo natural de Bruce Wayne y Talia, y por ello nieto de R'As Al Ghul, no respeta a Dick (por decirlo suavemente), ni como mentor, ni como luchador, sino todo lo contrario, y la relación entre ambos es difícil. Como se puede imaginar, no podría haber dos tipos más diferentes en el mundo. Sin tiempo para "rodarse" como compañeros, ambos tienen que enfrentarse a las nuevas amenazas que se ciernen sobre Gotham. La peor: la del asesino de las fichas de dominó, que puede o no estar relacionado con el terrible cártel criminal conocido como El Penitente, que desata una ola criminal por la ciudad. Otras coloridas nuevas incorporaciones incluyen al implacable asesino Flamingo, el Profesor Pyg, el retorno de Capucha Roja, y el interesante Oberon Sexton, todo un enigma (y eso no va con segundas).

Flamingo ha llegado a Gotham...

Morrison mantiene intactas las claves que hacen de su etapa en Batman una de las mejores del personaje en mucho, mucho tiempo. El tono es menos "oscuro" y más bizarro y colorista: todo es cool, todo mola. Morrison no olvida que el ambiente de un tebeo de superhéroes le da manga muy ancha para desbarrar, y se aprovecha de ello descaradamente. Todo vale, con tal de sorprender al lector. Cualquier golpe de efecto, cualquier truco de guión, cualquier frase chulesca, cualquier suceso es posible. Y Morrison hace que todo funcione, porque cada cosa está en su sitio. Batman y Robin es genial porque es divertido, y es divertido porque es genial.

Tampoco anda coja la cosa en materia de artistas. Frank Quitely no necesita presentación: sólo se puede decir que cada vez es mejor. Tras tres números de Quitely, llega Philip Tan, quien cumple bien con un estilo más habitual en cómics de superhéroes, pero está a años luz de Quitely y también de Cameron Stewart, que se luce en los números 7, 8 y 9 con la historia de la resurrección de... ¡huy, casi se me escapa!. Tras ellos, llegan Andy Clarke y... ¡Frazer Irving!

Pronto, Planeta comienza a publicar Batman y Robin. Yo recomendaría a cualquiera, sobre todo a quienes han disfrutado como enanos (es mi caso) de lo perpetrado por el escocés hasta el momento, que no deje pasar la oportunidad de seguir disfrutando. Eso sí: el lector habitual del murciélago no encontrará aquí las sempiternas batallas con los enemigos de siempre, sino un verdadero derroche de imaginación, y sobre todo, sorpresas. Cosa que no se puede decir de muchos cómics mainstream yanquis, no... Y una cosa más: se puede disfrutar mes a mes con cada entrega, pero hagan ustedes la prueba de releer cuando hayan sido publicados, por ejemplo, los seis primeros números, y verán cómo se lo pasan aún mejor...


PS: Paralelamente, Tony Daniel por un lado y Paul Dini por el otro exploran otros aspectos de la nueva situación, destacando por sus ideas originales (una fuga de los villanos de Arkham Asylum, ¿dónde habré oido yo eso?... Una serie centrada en las peripecias de los policías de Gotham, ¿nos suena de algo...?). Aún no he leido las nuevas historias de Dini y Daniel, pero espero que sean menos anodinas que las que se publicaron en Detective Comics antes de Batman RIP... veremos. Por cierto, absolutamente recomendable el nuevo Detective Comics de Rucka y Williams III.

2 comentarios:

lokodatar dijo...

Cuando una imagen vale más que mil palabras, Batman y Quitely es el titulo correcto, o Quitely haciendo bueno lo que toca, hasta lo de Morrison.

Mikel dijo...

Lo de "una imagen vale más que mil palabras" iba por ilustrar el tono de la colección... una escena como esa no se ve en otra serie de Batman!
Y discrepo, porque cuando falta Quitely, la serie sigue siendo buena. joven... con Tan, con Stewart, con Clarke... sería buena incluso con Tony Daniel!!