"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

sábado, 28 de septiembre de 2013

Rodeado de Papel (sin dibujos) presenta… CHARLES DICKENS, de Simon Callow

Como sucede con todos los genios, la vida de Charles Dickens es digna de ser estudiada, examinada y contada una y otra vez. En este caso, el conocidísimo actor y director d teatro, de cine y TV Simon Callow se acerca a la figura de Dickens de manera documentada, lúcida y lúdica, en un libro que pone el foco sobre una faceta siempre presente en la vida del creador de David Copperfield: el teatro.

El autor pasa revista a la vida del escritor, sus amistades, su matrimonio, y sus contradicciones. El apodo de "Inimitable" que lució en vida le iba como anillo al dedo, desde luego. Callow no obvia los aspectos oscuros de la personalidad de Dickens (sus contradicciones, su creciente desprecio hacia su esposa…) a la vez que alaba su modernidad, su humanismo, sus causas benéficas y sobre todo su inigualable capacidad de crear ficciones inmortales. Callow reproduce pasajes de la correspondencia de Dickens, asombrosamente prolífico también en este sentido, con comentarios al respecto como "esto, en una carta. Este pasaje sería la cumbre de la novela de otro hombre."

Callow da cuenta del deseo adolescente de Dickens de convertirse en actor, que quedó arrinconado por su trabajo como periodista primero y después con su arrollador éxito literario. La tesis de Callow es que Dickens era casi más actor que escritor, y eso le permitía "convertirse" en sus personajes para luego verterlos en el papel. Exactamente lo que hace un actor: vivir su personaje. Si la literatura era la verdadera esposa de Dickens, dice Callow, el teatro fue su amante. Durante toda su vida, Dickens montó numerosas representaciones teatrales amateur (como afirma Callow, muchas de ellas solo eran amateur porque nadie cobraba, pero por nada más) con familia y amigos, como una versión de una obra de su amigo Wilkie Collins donde ambos daban vida a los papeles principales y que asombró a sus audiencias. En la última fase de su carrera, Dickens, el primer escritor estrella, el primer defensor de los derechos de autor, y pionero en muchas otras cosas más también, se hizo aún más célebre por las lecturas públicas de su obra, donde el propio autor daba vida a múltiples personajes en cada sesión, sin más ayuda que un atril, y aquejado de múltiples achaques debidos a su tempestuoso estilo de vida y de trabajo, donde la palabra "descanso" casi nunca estuvo presente.

Simon Callow, como Dickens, en Doctor Who

En la cumbre de su fama, mientras el mundo conocía asombrado los detalles de su relación con la joven Ellen Ternan, Dickens recorrió Gran Bretaña de cabo a rabo (y también buena parte del este de los EE.UU.) con sus lecturas, aumentando aún más su fama ya universal. Callow redondea un estupendo recuento, tan ameno como bien documentado, de la vida y milagros de Dickens, que cierra con una frase que resume todo el libro: "Mientras hombres y mujeres deseen escuchar historias, Charles Dickens seguirá siendo el actor principal en el escenario de nuestra imaginación". Difícil es encontrar mayor elogio para un tejedor de historias.

En resumen: excelente libro, por ahora inédito en castellano (que yo sepa, corríjanme si me equivoco, por favor), imprescindible para cualquier fan de Dickens.