"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

jueves, 19 de junio de 2014

Rodeado de series presenta… HANNIBAL, temporada 1


La serie que narra las andanzas del célebre psiquiatra caníbal que todos conocemos y amamos tiene una gran ventaja y una multitud de inconvenientes, y en este caso, hay que decir que lo malo gana a lo bueno, por desgracia. Pese a contar con el protagonismo del excelente actor Madds Mikkelsen, que compone un estupendo Lecter tan hierático como elegante, la serie naufraga en su conjunto por varios motivos.

Primero, el resto de los personajes que gravitan alrededor de Lecter son simplemente anodinos. En particular, el atormentado investigador Will Graham encarnado por un Hugh Dancy que pone ganas pero no consigue transmitir gran cosa. Y el Jack Crawford de Laurence Fishburne (una sombra de lo que fue, este hombre) es soso, soso, soso. El elenco femenino tampoco se salva de la quema, las dos actrices que dan vida a la psicóloga colega de Graham y la periodista buitre son anodinas. A excepción de la episódica presencia de Gillian Anderson, cuyo personaje podría tener mucha más miga.

Segundo: los guiones dan más bandazos que un coche de Los Autos Locos. empeñados en introducir una trama en cada episodio que justifique macabros (es un decir) asesinatos, los guionistas parecen no saber muy bien qué historia están contando. Y el desenlace de la temporada no hace sino dejar el campo abierto para… seguir igual.

Y tercero: el tema asesinos en serie está muy, muy pasado de moda. Hannibal desperdicia la oportunidad de explorar a un personaje genial y recuerda a aquella interminable retahíla de peliculuchas que surgieron al calor del éxito de El silencio de los corderos. En serio, los únicos que se lo han pasado bien son los diseñadores de maquillajes y efectos, con tanta mutilación, sangre y parte corporal cortada, triturada, empalada, masacrada y demás.

En resumen: muy poca cosa.