"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 16 de septiembre de 2013

El Montón de Tebeos presenta... LOBEZNO: HONOR

¿Un tebeo de Lobezno que se puede leer? Sí, es cierto. El que probablemente sea el personaje más sobreexplotado y cargante del Universo Marvel (con permiso de Masacre, claro) también atesora en su largo currículum algunas aventuras de las buenas. Esta, sin duda, es la mejor.

Publicada a principios de los ochenta en forma de serie limitada (otro invento de Shooter en sus años en Marvel), la historia que luego se ha rebautizado como Honor fue escrita por Chris Claremont y dibujada por Frank Miller. Esta epopeya en cuatro partes es mucho más redonda que Arma-X, mucho mejor que Origen, y mucho más seria que las dos divertidas incursiones en el personaje de Mark Millar, Viejo Logan y Enemigo del Estado. 

Cuenta la leyenda que Claremont y Miller concibieron la historia en un largo viaje en coche, en el cual ambos charlaron largo y tendido sobre el personaje, que a principios de los ochenta ya era muy popular entre los lectores por su rollo de tipo duro, matón y malote, cortesía del propio Claremont y de John Byrne, decidido impulsor de Lobezno durante sus años en X-Men junto a Claremont. Miller sacó a colación el asunto japonés que tan buenos resultados le estaba dando en Daredevil… el resto es historia.

Lobezno como un samurai fallido. Un concepto interesante que permitía a Claremont escribir uno de sus mejores guiones, verboso pero en su justa medida, y a Miller desatar auténticas peloteras de ninjas por docenas y dar lección tras lección de narrativa gráfica, mientras un Lobezno que se convertía en un personaje con muchas más dimensiones se debatía entre el amor puro de Mariko y el salvaje latido de Yukio, la asesina a sueldo a la cual luego Claremont recuperaría en Uncanny X-Men para darle todo un nuevo sentido al personaje de Tormenta.

Cualquier momento es bueno para rescatar uno más de los estupendos cómics que salieron de Marvel en unos años, los ochenta, mágicos para la Casa de las Ideas.