"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

miércoles, 12 de junio de 2013

EL MONTÓN DE TEBEOS presenta… LA MUERTE DEL CAPITÁN MARVEL



Recuerdo bien el impacto que me produjo la lectura del estupendo tebeo de un Jim Starlin en plenitud de facultades. La lenta decadencia y posterior muerte de Mar-Vell, esa especie de Robert Redford espacial (esas patillas y ese tupé…) enfermo de cáncer, es emocionante por la manera serena, elegante y modélica en la que Starlin construye lo que fue el colofón a sus clásicas supersagas galácticas en Marvel. Por tebeos como estos nos gusta tanto Marvel, y merece la pena hablar de ellos de vez en cuando.

Te acuerdas de Mar-Vell, ¿verdad? Uno más de la miriada de personajes surgidos en el momento de expansión de Marvel, era un guerrero kree que llegaba a nuestro planeta como conquistador, como un soldado más, y acababa convertido en un superguerrero estelar, con el poder de la conciencia cósmica y con un diseño de uniforme sencillo y molón.

Sí, Starlin ya era un veterano en esto de darles matarile a sus protagonistas. Ya había matado a Adam Warlock… pero el final de Mar-Vell, a día de hoy, quizá sea la única muerte que la insaciable voracidad mensual de las series de la casa ha respetado (pese a que ha habido tentaciones al respecto, que todos recordamos). ¿Sentimentalismo de los autores? ¿Temor al rechazo de los lectores? ¿Simple pereza?


Recapitulemos: una de las iniciativas del inolvidable Jim Shooter fue la edición de cómics denominados Marvel Graphic Novels, cuya característica principal era su presentación en un formato lujoso: buen papel, formato grande, tapa blanda (ahora parece poca cosa, pero entonces era lujoso, comparado con el papel pulpa en el que aún se imprimían los cómics yanquis). Historias completas, que servían como complemento para los devoradores habituales de viñetas Marvel y enganche para nuevos lectores o embrión de nuevas series. Obras que muchos autores firmaban con su nombre completo, como para darles más empaque o por exigencia editorial.

Y así, Starlin firmaba en 1982 una de las mejores (de las pocas buenas de verdad, hemos de puntualizar) entre las Marvel Graphic Novels, todas ellas publicadas en España por Forum a lo largo de su historia, de una manera u otra, si mal no recuerdo. La muerte del Capitán Marvel ha sido reeditada también por Panini, recientemente, dentro del tomo Vida y muerte del Capitán Marvel, que recoge todas las aventuras de Mar-Vell realizadas por Starlin. Uno de esos tebeos de Marvel que merece la pena leer y releer.

Dándole el descanso eterno y haciéndole inmortal a la vez, Starlin convertía a Mar-Vell en uno de los grandes iconos de la casa. Conmovedor resultaba ver los infructuosos esfuerzos de los grandes genios entre los superhéroes Marvel, incapaces de frenar la lenta decadencia de Mar-Vell, o la paradoja de que sus eternos enemigos, los Skrulls, se presentaban para rendirle homenaje en su lecho de muerte, ante la indignación del sempiterno Rick Jones, compañero terrícola de fatigas de Mar-Vell (y de Hulk, y del Capitán América, y…).



Pleno de facultades, Starlin recuperaba a uno de los personajes Marvel con los que había trabajado más tiempo y le daba fin a su leyenda, recapitulando las glorias pasadas de un crepuscular Mar-Vell, quien daba una lección de entereza en la serena aceptación de su condición.

En el universo Marvel, en algún lugar de Titán, la luna de Saturno, reposa Mar-Vell, el mayor guerrero de los Kree y uno de los grandes héroes Marvel, que murió en paz tras una vida de aventuras cósmicas inigualables. Que siga descansando en paz.



2 comentarios:

Rondi (Alberto Rguez Carmona) dijo...

Nunca me había llamado la atención este personaje, de hecho, no soy muy seguidor de las sagas cósmicas en el mundo de los cómics, salvo algunas excepciones. Le daré una oportunidad. Sencilla pero efectiva reseña. saludos

Mikel dijo...

Gracias por el comentario. Anímate, el trabajo de Starlin con el Capitán Marvel y Warlock merece la pena (y su posterior Dreadstar también). Saludos desde aquí!